Nation & World

Una nueva ciudad con energía solar

Un constructor de la Florida anunció esta semana un ambicioso plan para construir una ciudad de 19,500 casas con edificios altamente eficientes que sería "la primera ciudad en el mundo alimentada por energía solar de cero emisiones''.

Kitson & Parters construirá la nueva ciudad, Babock Ranch, en 17,000 acres al noreste de Fort Myers. Incluirá la planta de energía fotovoltaica más grande del mundo operada por la Florida Power & Light. Los edificios tendrán certificación ambiental y estarán rodeados por miles de acres de espacios abiertos.

"Queremos demostrar que puede funcionar de manera económica'', dijo el urbanizador Syd Kitson al Miami Herald. "Y, en definitiva, es lo que hay que hacer en este país para las soluciones a largo plazo''.

Aunque los investigadores están trabajando para crear capacidad de almacenamiento para la electricidad generada por el sol, actualmente la electricidad solar sólo está disponible durante el día.

Según Kitson, mientras brille el sol el generador solar de 75 megavatios de FPL producirá más energía para la red eléctrica del estado que la que va a usar la ciudad en 24 horas. Pero Babcock Ranch tendrá que apoyarse en fuentes de electricidad convencionales durante la noche, aunque el efecto neto será el de una ciudad exclusivamente solar.

Los paneles solares ocuparán 350 acres dentro del área. Más de la mitad de los 17,000 acres de la ciudad estarán permanentemente protegidos como áreas verdes y espacios abiertos, dijo el urbanizador. Los paneles estarán junto a las 73,000 acres del Babcock Ranch Preserve, que ha sido comprado por el estado.

La FPL estima que la instalación solar de Babcock costará unos $300 millones y le añadirá unos 31 centavos a la cuenta mensual del consummidor promedio. Entre otros proyectos en los próximos años, la compañía también está trabajando para añadir 1,200 megavatios de energía alimentada por gas natural en el condado de Palm Beach y 2,2000 megavatios de nueva energía nuclear en Turkey Point.

El proyecto Babcock fue anunciado el jueves en una conferencia de prensa en Washington. Asistieron ejecutivos de la FPL, políticos y ecologistas. "Es una historia nacional'', dijo Kitson, "y queríamos llevarla a una audiencia más amplia. La energía limpia y el desarrollo sostenible son el futuro de Estados Unidos. Esto va a ser un laboratorio vivo para las compañías, los trabajadores y las familias. Y va a crear empleos''.

El urbanizador comisionó un estudio a Fishkind & Associates que reportó que la ciudad de Babcock Ranch generaría 20,000 trabajos permanentes más miles de puestos temporales en la construcción.

Kitson dijo que todos los planes son contingentes a la recuperación de la industria inmobiliaria. Estima, sin embargo, que los aspectos verdes del proyecto van a atraer a muchas personas que estarían dispuestas a pasar por sobre las urbanizaciones tradicionales que ahora están bajo embargo hipotecario.

El urbanizador dijo que Babcock Ranch tendrá una "red inteligente'' integrada que les permitirá a los usuarios monitorear y controlar su consumo de electricidad. "Todos los edificios comerciales y las casas de la nueva ciudad tendrán certificados de eficiencia energética y serán construidos según los estándares del Florida Green Building Council'', dijo la compañía.

Kitson, ex jugador de los Green Bay Packers y los Dallas Cowboys, es jefe del grupo de construcción con sede en Palm Beach Gardens. Durante los últimos años ha estado trabajando para urbanizar el área tras haber comprado los 90,000 acres de Babock Ranch en el 2006.

Tras largas negociaciones, acordó vender 73,000 acres al estado por unos $350 millones para lo que se convirtió en el Babcock Ranch Preserve, un espacio permanentemente abierto. Luego trabajó con el Condado de Charlotte para urbanizar las otros 17,000 acres, buscándose problemas con los ecologistas.

"Pusimos una demanda para parar el permiso'', recuerda Frank Jacklone, el director de personal del Club Sierra de la Florida. El rancho ha sido zonificado para una casa por cada 10 acres pero el urbanizador ha transferido todos los derechos de densidad de la preservación a las acres que estaba urbanizando, y luego más que duplicó la densidad en un acuerdo con el condado.

En las negociaciones de acuerdo, "desarrollamos reglas muy estrictas sobre cómo debían operar'', dijo Jacklone, incluyendo el uso de energía renovable, restricciones de agua y espacios abiertos.

jdorschner@MiamiHerald.com

  Comments