Nation & World

Disidentes piden a EEUU asegurar fondos de ayuda

Tres importantes agrupaciones de la disidencia interna en Cuba solicitaron por escrito al presidente Barack Obama que garantice un control efectivo de los fondos de ayuda a la oposición, con el propósito de que no se diluyan en "agendas políticas excluyentes''.

La petición fue hecha por los grupos Todos Unidos, Agenda para la Transición y Unidad Liberal de la República de Cuba, a sólo unos días de la inauguración de la V Cumbre de las Américas, en la que esperan que la situación cubana sea parte de la agenda de discusiones.

Según los firmantes, entre los que se encuentran el activista Elizardo Sánchez y el opositor Héctor Palacios, "si el Gobierno de Estados Unidos no puede garantizar en adelante que la ayuda para la promoción de la democracia en Cuba llegue realmente al principal escenario, es decir, al interior del país, entonces será mejor retirar esos fondos y emplearlos en otros objetivos''.

La misiva también indica que "resulta escandaloso y fraudulento que la mayor parte de dichos recursos, que provienen del contribuyente norteamericano, salvo honrosas excepciones se han gastado o malgastado de manera caprichosa e irresponsable''.

Por otra parte, el documento anota que "funcionarios en Washington no han sido capaces de asegurar una utilización eficiente y adecuadamente supervisada de esa asistencia [...]''.

Sánchez, de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, dijo que espera que el contenido de la carta sea un tema de discusión al más alto nivel, al tiempo que fustigó a quienes sólo responden a sus propias conveniencias.

"Lamentablemente hay ciertos sectores que han tratado de trasladar a la disidencia interna sus propias rencillas locales y, de alguna manera, han tratado de imponer su punto de vista, condicionando ciertas ayudas. Eso no puede ser'', enfatizó Sánchez en una entrevista telefónica con El Nuevo Herald. La carta indica que sería más provechoso sumar esfuerzos para redoblar el alcance de Radio Martí, que a su vez está disminuyendo su sintonía debido a las interferencias del gobierno cubano.

"Hasta tanto se logre una transmisión efectiva, tal vez sería mejor reasignar los fondos de TV Martí para aumentar el presupuesto y la potencia de Radio Martí'', afirma el documento que será entregado a la Sección de Intereses de Estados Unidos en la isla.

La sección de TV Martí fue aprobada por el Congreso en marzo de 1990.

El funcionamiento de Radio y TV Martí le cuesta al Gobierno federal unos $34 millones anualmente.

El activista añadió que los signatarios de la carta no están en contra de los contactos diplomáticos con Cuba y que resulta importante que no se olvide la naturaleza autoritaria del gobierno de los hermanos Castro.

En ese sentido, la carta indica que "somos partidarios de que se mantengan o amplíen los contactos diplomáticos con la dictadura totalitaria que impera en Cuba, pero sin olvidar que el principal designio del régimen es [...] perpetuarse en el poder y burlarse de la buena fe de las naciones democráticas''.

jcchavez@miamiherald.com

  Comments