Nation & World

Cuestionan plan de construcción del túnel del puerto de Miami

Los promotores del ambicioso plan por $1,000 millones para construir un túnel que comunique el Puerto de Miami con el MacArthur Causeway sueñan con una obra maestra ingenieril que aliviaría el embotellamiento de tráfico de camiones que en estos momentos afecta al downtown de Miami.

Pero los enemigos del plan opinan que no se trata de una obra maestra, sino de un enpantanamiento en proceso.

Ellos mencionan los que, según ellos, son dos problemas graves: las rampas de entrada y salida que se planean son demasiado empinadas para camiones pesados, y las restricciones de materiales dañinos limitaría aún más el número de camiones a los que se permitiría la entrada al túnel.

No es así, afirma Gus Pego, el jefe de la agencia de transporte estatal en Miami. El dijo que la inclinación de las rampas ha sido probada, y que las restricciones a materiales dañinos afectará solamente a un porcentaje pequeño de camiones.

The Miami Herald pidió a expertos en camiones e ingeniería que revisaran los documentos de diseño del túnel disponibles en el website del proyecto, http://portofmiamitunnel.com.

Clayton W. Boyce, vocero de las Asociaciones Americanas de Camioneros, dijo: "La inclinación del 5 por ciento no es un problema. Las regulaciones federales sitúan el máximo de inclinación en el sistema interestatal al 7 por ciento, de modo que los camiones puedan subirlas así como continuar en una inclinación de cualquier porcentaje menor''.

Matthew D. Ubben, portavoz de la Asociación de Camioneros de la Florida, dijo que su organización no tenía conocimiento de que hubiera ningún problema de seguridad en cuanto a las rampas del túnel, y señaló que no creía que los camiones tuvieran problema alguno usando el túnel.

Lo que es más, dijo Pego, el puente existente de Port Boulevard --usado a diario por miles de camiones para llegar al puerto-- tiene una inclinación del 5 por ciento.

De todos modos, los críticos aseguran que la inclinación es demasiado empinada.

"La corta distancia y la altura del MacArthur Causeway haría que la rampa de entrada y salida del túnel sea demasiado empinada y por tanto peligrosa para rastras con cargas pesadas', escribió el comisionado del Condado Miami-Dade Joe Martínez en una carta reciente a la secretaria del Transporte estatal, Stephanie Kopelousos.

Los materiales peligrosos prohibidos, añadió Martínez, podrían reducir aún más el número de camiones que usen el túnel. Como resultado, Martínez se preguntó: "¿Cuántos camiones no podrán usar el túnel?"

Funcionarios del puerto dijeron que hasta el 20 por ciento de los contenedores que van al puerto entran en la amplia clasificación federal de materiales peligrosos. Pero ellos añadieron que el número de camiones que no podría usar el túnel sería probablemente de menos del 20 por ciento debido a que se prepararán pautas de seguridad más precisas antes de completar el túnel. Un promedio de poco más de 6,000 camiones viajan diariamente al puerto, afirmaron funcionarios del mismo.

Aunque el acuerdo del 2007 para construir el proyecto ha sido cancelado, el Departamento del Transporte de la Florida dijo la semana pasada que planeaba invitar a nuevas licitaciones por parte de firmas particulares de todo el mundo para la construcción del túnel. El diseño original con la inclinación señalada de las rampas sigue siendo válido a pesar de la demora y el nuevo proceso de licitaciones.

Aunque el túnel estará abierto a todo el tráfico, los funcionarios del transporte están centrándose en los camiones y rastras de gran tamaño que en estos momentos taponan prácticamente las calles del downtown al moverse entre el puerto y las autopistas de la zona. Los camiones con destino al puerto a menudo se traban también en el puente de Port Boulevard que une al puerto con Biscayne Boulevard y las calles del downtown.

Los funcionarios del puerto creen que el túnel brindaría un mejor acceso al mismo porque añadiría la primera conexión directa estilo autopista entre las autopistas de la zona y el puerto.

Los críticos del túnel del puerto han expresado preocupaciones antes.

El año pasado, Terry Dale, presidente y ejecutivo principal de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, escribió una carta a The Miami Herald diciendo que la industria de los cruceros no da su apoyo al plan del túnel porque es demasiado complejo y no se han respondido todas las preguntas sobre el mismo.

"¿Confía alguien en que podamos lograr esta increíble hazaña ingenieril a pesar de nuestra historia en cuanto a construcciones importantes'', escribió Dale. "Es poco creíble sugerir que no habrá problemas en cuanto a la seguridad o el costo''.

Como está concebido actualmente, el túnel pasaría por debajo de Government Cut, el canal principal entre la isla de Watson --por la que cruza el MacArthur Causeway-- y la isla de Dodge, donde se encuentra el puerto. Asimismo, el túnel cruzaría por debajo de la zona en que anclan las naves cruceros.

La distancia que cubriría el túnel entre las dos islas es relativamente corta --menos de una milla de un extremo al otro.

Los planes incluyen en realidad dos túneles, uno que traería el tráfico al puerto y otro que lo sacaría del mismo, con rampas separadas de dos sendas. Los tubos gemelos que contendrían los túneles se conectarían entonces con el viaducto y con Port Boulevard.

achardy@MiamiHerald.com

  Comments