Nation & World

Periplo de Obama genera elogios y críticas

El presidente Barack Obama regresaba el martes a casa después de su primer viaje a ultramar seguro de por lo menos una cosa: haber dejado su impronta en la política exterior norteamericana para gran parte del resto del mundo.

Valiéndose de la diplomacia personal para proponer los fines de las amplias metas de su política, Obama trazó un nuevo curso mientras se desplazaba rápidamente por el continente para participar en tres cumbres, visitar seis países y encontrarse con 15 líderes extranjeros; su viaje concluyó el martes con una visita sorpresiva a Irak.

Lo más destacable de su periplo:

* Una cumbre en Londres de 20 potencias económicas que trabajaron en busca de una vía coordinada capaz de detener la caída de la economía mundial.

* Una cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en la que los líderes gubernamentales aclamaron la nueva estrategia para la guerra en Afganistán, aunque sólo aprobaron el envío de tropas adicionales para proteger las elecciones y entrenar a los afganos, por lo que no participarán en la lucha contra Al Qaida.

* Un acuerdo con el presidente ruso Dimitri Medvedev para negociar un nuevo tratado a fin de reducir aun más los arsenales nucleares de ambos países.

* Una propuesta para poner freno a todas las armas nucleares y mantenerlas fuera del alcance de potencias no nucleares como Irán.

Dondequiera que estuvo, Obama fascinó a los líderes extranjeros ansiosos por conocerlo, así como a los ciudadanos de a pie, quienes lo consideraron en lo político y lo personal muy diferente a su antecesor George W. Bush.

"Ha sido muy fácil trabajar con él'', manifestó el presidente francés Nicolas Sarkozy.

"Se trata de un gran hombre", dijo Elisabeth Vogel, una maestra de Colmar, Francia, que acudió a ver a Obama cuando visitó la cercana ciudad de Estrasburgo.

"Obama es el número uno'', declaró con una amplia sonrisa un taxista de Estambul mientras alzaba los pulgares.

Quizás. No obstante, la magnitud de sus éxitos es algo abierto a discusión, y podría tomar mucho tiempo medir cuán exitosa ha sido su labor por reformar la política estadounidense y, con ella, el curso de los asuntos mundiales.

"Esto se comprobará con el tiempo'', indicó en un encuentro en una municipalidad de Estambul, el segundo de su viaje.

"Mover la nave del estado es un proceso lento. Los estados son como los grandes tanqueros, no como las lanchas rápidas. No se puede hacerla girar abruptamente para que tomen un rumbo nuevo. Todo lo contrario, hay que moverla lentamente y en algún momento uno llegará a un lugar muy diferente''.

David Axelrod, asesor de Obama, calificó el viaje de "enormemente productivo".

Añadió que había generado un enfoque internacional para resolver la crisis económica, restaurar el crecimiento y crear un marco regulador nuevo para los negocios y las finanzas, incluidos los fondos de cobertura de riesgo.

"¿Acaso las aguas se dividen, el sol brilla y desaparecen todos los males que aquejan al mundo porque el presidente Obama visitó Europa esta semana? Estas no eran nuestras expectativas. Esto tomará, por lo menos, unas pocas semanas'', agregó provocando risas.

Reginal Dale, un estudioso del Centro de Estudios Estratégicos e Internacional, una institución de investigación de la seguridad nacional de Washington, no fue uno de los que rieron. Calificó de decepcionante el viaje de Obama.

"Fue muy bueno en cuanto a glamour y presentación, pero mucho menos en cuanto a sustancia'', dijo Dale. "Para hacer una analogía, me hizo recordar a un huevo de Pascua: tiene mucho colorido, pero cuando lo abrimos está vacío''.

Según dijo:

* Obama no convenció al G-20: otros países rehusaron destinar más dinero al gasto de estímulo según la escala en que Estados Unidos lo ha hecho bajo el gobierno de Obama.

* El presidente no consiguió más tropas de combate de la OTAN.

* Su noble meta de un mundo libre de todas las armas nucleares "es muy irrelevante para los problemas actuales del mundo e imposible de lograr en un futuro previsible".

* ‘‘Dejó que los europeos fijaran la agenda sobre la regulación internacional. Les permitió definir cuál sería su respuesta sobre Afganistán''. En ambos casos Obama indicó que había sido un éxito maravilloso, "algo que evidentemente no fue así'', dijo Dale.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments