Nation & World

Histórico acuerdo global para superar la crisis

Los líderes de las naciones más industrializadas del mundo lograron el jueves en la Cumbre del G-20 algo de lo que raramente se pueden jactar al final de estas reuniones de jefes de Estado: importantes acuerdos globales.

Los gobiernos que representan comprometieron más de $1 billón en préstamos y garantías de emergencia a las naciones más afectadas por la crisis y accedieron el jueves a reprimir los paraísos impositivos y las inversiones de alto riesgo, aunque no lograron un acuerdo amplio sobre mayores fondos de estímulo para atacar la declinación económica mundial.

Al término de una reunión de un día, los líderes del Grupo de 20 naciones dijeron que mejorarán un foro financiero existente para que sirva de alarma al menor síntoma de problemas en el sistema financiero global.

Sin embargo no respondieron a los llamamientos de Estados Unidos y Gran Bretaña de comprometer nuevas medidas de estímulo. Ni tampoco los políticos europeos consiguieron su propósito de un superregulador financiero mundial.

Los participantes zanjaron varias brechas entre Estados Unidos y algunas naciones europeas acerca de cómo regular el mercado y reducir los excesos que provocaron la crisis económica.

En pocas palabras, según analistas financieros, la cumbre marca el fin de un período de capitalismo global desenfrenado y una vuelta hacia una supervisión más estricta del gobierno de la economía, coordinada en forma global. Los líderes del Grupo de los 20 cerraron la puerta a una era de la historia y abrieron la puerta a otra.

El éxito podría depender de lo bien que Washington y Londres coordinen las nuevas reglas. Las dos capitales financieras mundiales son Wall Street y Londres, y el no poder establecer normas coordinadas podría llevar al mismo panorama con los sistemas financieros que ayudó a poner al mundo al borde del colapso financiero.

"Un esfuerzo coordinado hacia la regulación sería beneficioso en todas partes'', dijo a MCT Ian Cuillerier, socio residente en Nueva York de la firma legal White & Case.

El presidente estadounidense Barack Obama, en su primera incursión prominente en la diplomacia internacional, no logró que los socios comerciales de Estados Unidos invirtiesen más fondos en programas de creación de empleos, como han hecho Washington y Londres. La propuesta encontró enérgica oposición de Francia y Alemania.

Sin embargo, Obama dijo tras la reunión que los acuerdos logrados marcarían un "punto de viraje'' hacia una recuperación económica global.

"Creo que estuvimos bien'', dijo Obama a la prensa. "Desde cualquier punto de vista, esta cumbre de Londres fue histórica. No tengo dudas de que los pasos que hemos dado son claves para evitar que nos hundamos más en una depresión''.

Y agregó: "Hemos convenido una serie de pasos sin precedentes para restablecer el crecimiento e impedir que vuelva a ocurrir una crisis como ésta''.

La reunión fue convocada con la esperanza de restablecer la confianza en el sistema financiero mundial y, en un posible indicio de éxito, las bolsas de valores europeas y estadounidenses subieron cuando se conoció el resultado de la cumbre.

El presidente francés Nicolas Sarkozy, que había amenazado retirarse si no estaba satisfecho con el resultado de la reunión, elogió a Obama por contribuir a crear consenso y persuadir a China a que publicase listas de paraísos impositivos.

"Hubo momentos de tensión'', admitió Sarkozy. "Nunca hubiéramos pensado en concretar un acuerdo tan amplio''.

La canciller federal alemana Angela Merkel calificó las medidas de "compromiso muy, muy bueno, casi histórico'' que brindarán al mundo "una arquitectura más clara de los mercados financieros''.

"Hemos mantenido nuestro compromiso de ayudar a los más pobres del mundo'', afirmó el primer ministro británico Gordon Brown.

Los líderes del G-20 dijeron que las naciones en desarrollo --sumamente afectadas y quejosas de su marginalización-- tendrán más injerencia en los asuntos económicos. Dijeron que debían renunciar al proteccionismo y prometieron 250,000 millones de dólares en financiación para el comercio en los próximos dos años.

  Comments