Nation & World

Conciertos clásicos a precios de ganga

Si usted compra toda su música en iTunes y nunca se le ocurriría asistir a un concierto de música clásica, la Sinfónica del Nuevo Mundo quiere contar con usted esta noche. Por 20 minutos. Y a precio de ganga.

La orquesta de Miami Beach presentará tres conciertos, con una duración cada uno de unos 20 minutos, con los precios de los boletos a $2.50. Puede asistir a uno, a dos o a los tres, sin necesidad de ir vestido formalmente.

La orquesta sólo espera que las audiencias participen en su último experimento: presentar una forma de arte musical, en cierta medida atrapada por la tradición y la historia, para tratar de hacerla relevante y atractiva al público de hoy.

"Estamos viviendo en una era de opciones múltiples a la hora de experimentar la música'', dijo Howard Herring, director ejecutivo de Nuevo Mundo.

"Nosotros nos vemos como un laboratoprio para generar nuevas ideas sobre la forma en que la música se enseña, se toca y se experimenta'', agregó.

Un precio de $2.50 representa una rara oportunidad para que una orquesta experimente con las audiencias y sus expectativas, dijo Judith Kurnick, vicepresidenta de planificación estratégica de la Liga de Orquestas Americanas, un grupo educativo.

"Todo lo que ha hecho Nuevo Mundo está muy en la vanguardia'', dijo Kurnick. "Siempre han tenido esa oportunidad debido a su disposición a correr grandes riesgos''.

En gran medida, Nuevo Mundo es capaz de experimentar con precios y formatos de presentación tan radicales porque sus músicos son estudiantes y no profesionales sindicalizados.

Los contratos sindicales frecuentemente limitan el número de conciertos que un músico puede dar en una sola noche, por ejemplo.

Nuevo Mundo también tiene un patrocinador para su serie de "$2.50'': la Florida Power & Light.

Pero las circunstancias financieras y organizativas de la sinfónica no significan que sus experimentos no tengan nada que ofrecer a las orquestas profesionales.

"Aunque otros puedan no hacerlo de la misma forma, esto se vuelve un estímulo para la experimentación, y se suma a la idea de que esto es algo en lo que las audiencias están interesadas'', afirmó Kurnick.

La reacción de la audiencia a la primera serie de conciertos "$2.50'', presentada en noviembre, fue positiva.

Los residentes de Davie, Robert Granger, de 62 años, y Lynn Robbins, de 60, vieron un anuncio para la serie de noviembre y compraron boletos.

"Pensamos que esto nos daría una noche fuera'', dijo Robbins.

"Iríamos al concierto por, digamos, media hora, y podríamos pasear... Fuimos al centro comercial. Cenamos''.

Robbins dijo que le gustó la brevedad del concierto porque "sabía que mi marido no se iba a poner nervioso''.

Jorge Sotelo, de 39 años y residente de Miami Beach, dijo que el precio del boleto y la cercanía de su casa al Teatro Lincoln lo motivaron a asistir a su primer concierto.

"Es bueno que fuera informal'', dijo. "Fue una forma muy económica de oír música'', afirmó.

dchang@MiamiHerald.com

  Comments