Nation & World

Legisladores descontentos con el desempeño de Crist

La política de del gobernador Charlie Crist de abstenerse de compromisos y confrontaciones está agotando la paciencia de los legisladores y suscitando cuestionamientos de su gobierno.

Mientras la sesión legislativa se acerca a su punto medio, Crist se mantiene a prudente distancia de las conversaciones políticamente turbulentas sobre los dolorosos recortes al presupuesto y alzas de impuestos.

El viernes pasado, por ejemplo, mientras el estado anunciaba que el índice de desempleo de la Florida había subido a un 9.4 por ciento, el más alto desde la presidencia de Gerald Ford, Crist se tomó el día libre. La semana anterior se había tomado dos días de descanso.

El gobernador sostuvo que sigue trabajando, incluso en sus días libres. "Yo no tengo días de descanso. Siempre estoy en el teléfono. Siempre estoy trabajando'', dijo Crist el lunes en una rueda de prensa en Miami. "Nunca dejo de ser el gobernador de la Florida. . . Creo que hemos estado progresando bien''.

Algunos legisladores quieren que Crist dé más importancia a las cosas. El senador J.D. Alexander, republicano de Lake Wales que es el principal redactor del presupuesto del Senado, hizo reír a muchos al colocar un cartel advirtiendo que en la oficina del gobernador todos usan "gafas color de rosa''. Pero su mensaje a Crist era serio.

"Yo no tengo la aventajada posición de que goza el gobernador'', dijo Alexander. "Lo único que pediría es que el gobernador nos ayude a que el pueblo de la Florida comprenda los problemas que enfrentamos, de una manera franca y directa. Nuestras opciones son difíciles''.

Los próximos 7 o 10 días son esenciales, ya que son cuando el Senado y la Cámara buscarán llegar a un acuerdo sobre impuestos y gastos. El apoyo a un aumento al impuesto de venta a los cigarrillos y a la eliminación de exenciones del impuesto a las ventas es más fuerte en el Senado que en la Cámara. Los legisladores tendrán que ponerse de acuerdo.

Crist prometió participar más activamente: "Comenzaremos a apuntar con cuidado al asunto, como dirían los cazadores''.

La sesión comenzó hace cuatro semanas con los legisladores encarando una crisis presupuestaria que ha seguido empeorando. Incluso después de la inyección de fondos por parte del gobierno federal, una rápida caída en ingresos por concepto de impuestos ha dejado a la Legislatura con un hoyo de $3,000 millones que hay que rellenar. La Constitución estatal exige que el presupuesto esté balanceado.

Pero las recomendaciones presupuestarias de Crist, hechas al comienzo de la sesión legislativa, han sido dejadas de lado por irrelevantes, ya que se basaron en un cálculo desactualizado y demasiado optimista de los ingresos hecho en noviembre.

"Nosotros lo descartamos'', dijo el senador Mike Fasano, republicano de New Port Richey, en una reciente audiencia sobre el presupuesto. Aunque, siendo un fuerte partidario de Crist, dijo más tarde que los legisladores rara vez prestan mucha atención a la propuesta de presupuesto del gobernador.

Desde entonces, Crist se ha comprometido repetidas veces a "amparar la educación'' de más cortes presupuestarios, así como a proteger "a los más vulnerables de entre nosotros'', especialmente los pobres.

Pero esas expresiones contrastan con la realidad que encara el Departamento de Niños y Familias (DCF) del estado. Las actuales propuestas de presupuesto significan que el año próximo otros 5,000 adultos no recibirán servicios de salud mental, y que 1,200 adultos y 1,000 niños no tendrán acceso a ayuda contra el abuso de drogas y alcohol.

El secretario del DCF, George Sheldon, entregó a un reportero las notas escritas por sus empleados detallando cómo afectarían a su agencia los recortes propuestos. Los recortes en tratamientos contra el abuso de alcohol y drogas podrían significar "intervención de la justicia criminal, desempleo, desamparo'', decía la nota.

En cuanto a la educación, el argumento de Crist de "ampararla'' no les parece sólido a los legisladores.

"El afirma que no quiere recortar servicios, pero tampoco quiere aumentar impuestos. Eso es muy difícil'', dijo el senador Dan Gelber, demócrata de Miami Beach. "En algún momento él tendrá que decir: ‘Impuesto a los cigarrillos, ¿sí o no? Exenciones fiscales, ¿sí o no?' ''

Crist no dice nada.

Ser recordado como el gobernador que subió los impuestos podría ser peligroso para un republicano cuyo único vínculo con el ala conservadora de su partido es su oposición a los impuestos.

"Yo me resisto a las alzas de impuestos porque simpatizo con el pueblo de la Florida y las dificultades que enfrenta en este momento'', dijo Crist.

Crist está considerando postularse para el Senado federal en el 2010, y Gelber podría ser su rival demócrata en esa elección. A pesar de eso, el senador y el gobernador tienen buenas relaciones, pero Gelber ha dicho que al gobernador le ha llegado la hora de actuar.

"El tiene que poner un límite'', dijo Gelber. "No creo que un presupuesto que cierra escuelas, despide a maestros y descuartiza programas es un presupuesto que ampara a la educación. Creo que es un presupuesto que la desampara''.

Sostuvo que Crist tendrá que tomar la iniciativa para separar fondos para la educación y otras necesidades. "No tiene mucho sentido que hablemos de nuevas fuentes de ingreso si el gobernador no las va a aprobar'', dijo Gelber. "Eso es contraproducente''.

bousquet@sptimes.com

  Comments