Nation & World

Pesquisa en EEUU golpea el mercado de divisas venezolano

Un ex banquero indiovenezolano que fue arrestado esta semana en Miami por supuesto lavado de dinero del narcotráfico, está en el centro de una masiva operación federal de congelamiento de fondos que ha causado la virtual paralización del mercado paralelo de divisas en Venezuela.

Las operaciones cambiarias en este país están funcionando al mínimo desde el jueves pasado, luego de que se anunció el decomiso temporal de las cuentas de Rosemont Finance Corporation, una firma registrada en la Florida que maneja giros de 49 casas de bolsa y operadores cambiarios en Venezuela.

Una gran jurado federal de Massachussetts acusó al financista Rama K. Vyasulo, presidente y director ejecutivo de Rosemont, de presuntamente haber lavado unos $900,000 producto de la venta de drogas.

Vyasulo, quien fue arrestado el miércoles en Miami, habría hecho tres giros en enero pasado desde Massachusetts a una cuenta del Bank of America, que fue congelada por autoridades federales.

Se calcula que unos $240 millones en depósitos de decenas de casa de cambio en Venezuela han sido afectados por la medida.

El bolívar alcanzó cotas hasta de 6.8 por dólar --más del triple del valor oficial, actualmente a 2.15 por dólar-- luego de que el congelamiento de la cuenta provocara una escasez drástica de la moneda estadounidense en el mercado cambiario.

Rosemont, que se presenta como un proveedor norteamericano de servicios de cumplimiento con las normas contra el lavado de activos y de productos financieros, reportó movimientos de $10,000 millones el año pasado, según un informe institucional de la firma fechado en noviembre del 2008.

Vyasulo, fundador de la firma, es un ex banquero de 57 años con estudios de administración y negocios en México y Estados Unidos, que fue oficial de regulación y supervisión para varios países de América Latina del Federal Reserve Bank of Atlanta, según la presentación de Rosemont.

Ha ocupado varias posiciones en bancos venezolanos tales como Banco de Venezuela Internacional y Banco Caracas, y fue además vicepresidente corporativo de Dresdner Bank Latin America.

En una demanda civil radicada por él en el 2006 en Miami contra ex clientes suyos, se presentó como un experto asesor de empresarios en la obtención de créditos del Eximbank, un banco oficial de Estados Unidos que financia exportaciones e importaciones con fondos federales.

En los registros públicos de Venezuela, Vyasulo aparece como ciudadano de ese país. Su residencia en Estados Unidos es en la ciudad de Doral, donde se ubica una de las mayores comunidades de venezolanos en el sur de la Florida.

Aunque la acusación del gran jurado de Massachusetts está firmada por un alto funcionario de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro, y la orden de confiscación es hasta ahora secreta, dos fuentes dijeron a El Nuevo Herald que se trata de una operación encubierta de la Agencia de Lucha contra las Drogas (DEA).

Michael Díaz, abogado de Miami que representa a cinco casas de bolsa y de cambio de Venezuela, dijo a El Nuevo Herald que sus clientes son víctimas inocentes de la medida del congelamiento de los fondos.

"Todos confiaron en Rosemont, pero ahora sabemos que la casa matriz estaba operando sin una licencia de envío de dinero que se requería y como ellos son compañías locales no tenían por qué tener licencia'', explicó Díaz.

Al preguntársele por las presuntas actividades de lavado, Díaz dijo que el mercado paralelo de divisas es muy vulnerable a las infiltraciones de dinero ilegal.

"A veces no es intencional pero igual el gobierno lo considera ilícito y tiene derecho a congelarlo'', afirmó.

Reportes de entidades federales de Estados Unidos y publicaciones de medios de comunicación indican que Venezuela se ha convertido en un refugio de narcotraficantes colombianos que dirigen desde este país sus operaciones y hacen inversiones en propiedades inmobiliarias tanto urbanas como rurales.

Michael R. Band, quien representa a Rosemont, dijo ayer en la noche a El Nuevo Herald que prefería no hacer comentarios dada la escasa información que ha suministrado el gobierno.

En un comunicado emitido el viernes, Rosemont confirmó que fue notificada de la inmovilización temporal de las cuentas.

Se trata de "actuaciones individuales de una persona'', que afectaron "un número muy reducido de transacciones realizadas por uno de sus agentes, precisó el comunicado de la corporación afectada.

Rosemont aseguró que "sus funcionarios y sus empleados han operado de acuerdo a la legalidad", y anunció que defenderá en las cortes los derechos de la firma y de sus agentes.

En la compañía también figuran com directivos Diego Arnal, director ejecutivo de 26 corporaciones vinculadas a Rosemont Finance Corp., y Remberto Uzcátegui Jr, ex asistente del embajador de Venezuela en Washington (el reporte empresarial no indica el nombre del embajador) y fundador de Valores Cavendes Casa de Bolsa.

La congelación de cuentas reveló una serie de sorpresas que vinculan a muchas operadoras cambiarias con la estatal petrolera PDVSA, indicó un reporte de Veneconomía, la publicación que recientemente dio la primera voz de alarma del escándalo del fraude de Stanford Bank.

"La mayoría de los operadores cambiarios involucrados son clientes de PDVSA, que utilizaban a Rosemont Corporation como una especie de cámara de compensación'', indicó el reporte.

Una segunda sorpresa, indicó el informe de Veneconomía, es la confirmación de que PDVSA "estaba interviniendo directamente en el mercado permuta''.

Se ha fijado una audiencia sobre el caso para el jueves en la corte federal de Miami.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments