Nation & World

Carlos Fuentes prevé la llegada del 'capitalismo autoritario' a Cuba

El escritor mexicano Carlos Fuentes auguró hoy un "futuro muy bueno'' para Cuba, donde piensa que se impondrá un "capitalismo autoritario'' a la imagen del modelo chino, lo que, a su juicio, "ya es mucho''.

Para el premio Cervantes, el "indudable'' cambio en la isla es consecuencia del relevo de la vieja guardia castrista, así como la llegada de la administración estadounidense de Barack Obama, explicó a Efe en Bruselas, donde clausurará este domingo el festival literario "Passa Porta''.

Fuentes retrató a Obama como un presidente "abierto a la negociación y a la diplomacia'', lo que, en su opinión, permitirá la "convivencia'' entre EE.UU. y el Gobierno cubano, aunque puntualizó que, en ocasiones, esta coexistencia también podrá ser "difícil''.

''Obama es como la luz del sol, junto a la negra noche de Bush'', subrayó.

El escritor también valoró la visita que la nueva secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, realizó esta semana a México, donde manifestó que Washington entiende que el narcotráfico, que el año pasado causó 5.600 muertes en el país, es "un problema compartido''.

''México exporta droga porque los EE.UU. la requieren; hay una oferta mexicana porque hay una demanda norteamericana, y aceptar eso es el principio de la solución del problema'', destacó.

Esta es la entrevista completa:

Pregunta: Hillary Clinton viajó recientemente a México, donde reconoció que el narcotráfico es un problema compartido. ¿Cómo ha recibido el país esta visita?

Respuesta: La visita se ha recibido muy bien porque demuestra que ya compartimos el problema -del narcotráfico y la violencia-. México exporta droga porque los EE.UU. requieren droga, hay una oferta mexicana porque hay una demanda norteamericana, y aceptar eso es el principio de la solución del problema.

P: En el terreno político, ¿qué papel juega México en la región?

R: Como dijo Porfirio Díaz: 'México, tan lejos de Dios y tan cerca de los EE.UU.' De manera que tenemos una relación bilateral muy intensa que no tiene ningún otro país porque somos el único (país latinoamericano) que tiene frontera común.

P: ¿Brasil es la nueva potencia latinoamericana?

R: Brasil, que tiene un presidente muy inteligente -Lula Da Silva- y el anterior -Fernando Henrique Cardoso-, que también fue muy buen presidente, está adquiriendo el protagonismo que le da su peso específico, su extensión territorial, su desarrollo económico, su continuidad política, así como la inteligencia de sus dirigentes. De modo que está adquiriendo un papel protagonista, pero, a su vez, le da su lugar a los demás, no ataca y se niega a jugar un papel de matón del barrio. Al contrario, deja que cada país se desarrolle con sus propios medios, con su propia tradición.

P: ¿Qué piensa de la política latinoamericana en su conjunto?

R: Hemos logrado acabar con las dictaduras militares y establecer regímenes democráticos, pero la gente le exige más a las democracias. Están muy bien todos las virtudes democráticas: elecciones libres, prensa libre, congresos, pero, ¿a qué hora comemos? es la pregunta. ¿Cuando nos dan de comer?.

P. ¿Cómo ve el futuro de Cuba?

R: Muy bueno, creo que va hacia un capitalismo autoritario, que ya es mucho. Hay un cambio indudable. La vieja dirección envejece o muere y viene una nueva sociedad. Además, el nuevo presidente americano -Barack Obama- está abierto a la negociación y a la diplomacia, ejemplo de ello es la clausura de Guantánamo. De manera que va a haber una convivencia, a menudo difícil, entre los EE.UU. y lo que yo llamaría un capitalismo autoritario al modelo chino en La Habana.

P: Así que la nueva Administración de Obama traerá cambios...

R: Sin duda. Obama es como la luz del sol junto a la negra noche de Bush.

P: ¿Qué piensa de la sentencia de que exonera al ex presidente Luis Echeverría (1970-1976) de la acusación de genocidio en el caso de la matanza del 2 de octubre de 1968?

R: No hubo genocidio. Pudo haber otras cosas, pero genocidio es lo que hizo Hitler, es atacar a una raza.

P: Hace unos días recibió un nuevo reconocimiento en España con la entrega de la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica en reconocimiento a su trayectoria. ¿Qué significa este país para usted?

R: España es parte de mi existencia, de mi cultura, de mi vida, de mi lengua. Yo creo que no existe el Atlántico. El Atlántico lo he suprimido en mi vida y, creo que la mayoría de los latinoamericanos nos sentimos parte de la gran democracia y de la renovación política de España.

P: Pasando a temas literarios, ¿la literatura latinoamericana está viviendo una nueva época de esplendor?

R: Sí, como no. Hay una enorme cantidad de buenos escritores. En mi vida, he pasado de que hubiera buenos poetas y malos novelistas, o pocos novelistas, a una época en la que tenemos muy buenos novelistas. Si unimos los mexicanos, peruanos, chilenos, argentinos, colombianos... es una constelación de muy buenos narradores como no hemos tenido en esta vida.

  Comments