Nation & World

Presentan legislación para facilitar las ventas agrícolas a Cuba

Un proyecto legislativo que busca eliminar los obstáculos existentes para la venta de productos agrícolas y permitir las transacciones financieras directas con Cuba se sumó a la creciente ola de iniciativas contra el embargo que avanza en el Congreso.

La propuesta titulada Ley para Facilitar la Exportación Agrícola fue presentada el jueves en la Cámara de Representantes por el legislador republicano Jerry Moran (Kansas), y cuenta con el apoyo bipartidista de una veintena de congresistas.

La legislación suspendería la regulación que obliga al gobierno cubano a realizar pagos en efectivo y por adelantado a los exportadores estadounidenses, permitiendo que la operación financiera se complete una vez que los productos arriben a la isla.

"Con las dificultades que impone a nuestros productores la actual situación económica, este es el momento oportuno para impulsar a Estados Unidos a hacer cambios en su política comercial hacia Cuba'', dijo Moran. "Cuba es un importante mercado para la producción agrícola estadounidense, así como para los productos manufacturados y los distribuidores de alimentos''.

Además, la iniciativa liberalizaría el otorgamiento de licencias para que los empresarios estadounidenses puedan viajar a Cuba sin los controles impuestos por el Departamento del Tesoro, a la vez que haría más flexible la concesión de visados para que funcionarios e inspectores cubanos puedan venir a Estados Unidos en ocasión de eventos comerciales o para la supervisión de cargamentos.

Una cláusula esencial de la propuesta está en permitir transacciones directas entre instituciones financieras de Estados Unidos y Cuba, con el fin de reducir las demoras en el pago a los exportadores.

La legislación podría ir a votación en la Cámara a fines de abril.

De todos los componentes de la propuesta de Moran, el punto más controversial es el de las transacciones bancarias directas, según opina John S. Kavulich, principal analista del Consejo Económico y Comercial EEUU-Cuba.

"Es importante observar que aunque las transferencias bancarias directas sean autorizadas, eso no significaría que los bancos de Estados Unidos harán uso de esa provisión, pues el establecimiento de semejante vínculo financiero requeriría que tanto el gobierno como los bancos estadounidenses certificaran que el gobierno cubano opera sus instituciones financieras de acuerdo con los parámetros de transparencia requeridos por las leyes de este país'', consideró Kavulich.

La batalla entre partidarios y opositores del embargo está cobrando una intensidad sin precedentes en el Congreso. A la propuesta sobre ventas agrícolas en la Cámara seguirá la semana entrante un proyecto legislativo en el Senado para suprimir las barreras vigentes desde 1962 a los viajes turísticos de ciudadanos estadounidenses a la isla.

La legislación para liberar totalmente las restricciones de viajes a Cuba será presentada el próximo martes por los senadores Byron Dorgan (demócrata por Dakota del Norte) y Michael Enzi (republicano por Wyoming), y es equivalente a un proyecto que promueve en la Cámara el representante demócrata William Delahunt (Massachussets), también con apoyo bipartidista.

Mientras, la maniobra legislativa de Moran constituye una respuesta a la postura adoptada por el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, a raíz de la aprobación de la ley presupuestaria con enmiendas favorables a los viajes familiares y al comercio con Cuba.

Geithner envió una carta a los senadores demócratas Bill Nelson (Florida) y Bob Menéndez (Nueva Jersey) asegurándoles que las cláusulas relacionadas con Cuba no marcarían ningún cambio significativo en la política de Washington hacia el régimen castrista.

En una guía posterior para la implementación de las nuevas medidas sobre las visitas familiares y las operaciones comerciales con Cuba, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) enfatizó que los pagos a las exportaciones agrícolas estadounidenses debían ser "en efectivo y por adelantado'' o financiadas mediante bancos de un tercer país.

La obligatoriedad del pago por adelantado --antes de que los cargamentos salgan de los puertos estadounidenses-- fue decretada por la OFAC en el 2005, como parte del recrudecimiento de las sanciones contra el régimen cubano por la administración de George W. Bush.

Las aclaraciones de la OFAC enfurecieron a numerosos congresistas partidarios de suavizar el embargo, quienes consideraron que Geithner había empleado "estrategias mañosas'' para desbloquear el debate acerca de Cuba y pavimentar la aprobación del presupuesto en el Senado sin contratiempos adicionales.

Las reacciones no se hicieron esperar. Un grupo de influyentes senadores encabezados por el presidente de la Comisión de Finanzas, Max Baucus, demócrata por Montana, envió la pasada semana una carta al Departamento del Tesoro exigiéndole a Geithner que aplique las medidas aprobadas por el Congreso y facilite las operaciones comerciales con la isla.

Moran, un veterano integrante del Comité Agrícola de la Cámara, estuvo entre los legisladores que se sintieron defraudados con la actitud de Geithner y emplazaron de inmediato al Departamento del Tesoro.

"Yo esperaba que esta administración abandonara las políticas fallidas de administraciones anteriores respecto al comercio con Cuba'', expresó Moran. "Me queda claro que para que se logre un cambio de política, el Congreso tiene que pronunciarse directamente sobre el asunto''.

Moran suscribió este mes una carta de los legisladores del Grupo de Trabajo sobre Cuba, quienes solicitaron a Geithner una reunión urgente para discutir las regulaciones del comercio con la isla.

Durante el pasado año, la estatal cubana Alimport compró $710 millones de productos alimenticios a las empresas estadounidenses, la cifra más alta desde que el Congreso autorizó las ventas agrícolas por razones humanitarias en el 2000.

Mientras, ocho congresistas del sur de la Florida y Nueva Jersey enviaron esta semana una carta al presidente Barack Obama solicitándole que no haga concesiones unilaterales en la política hacia Cuba.

La misiva, firmada por el llamado Comité Parlamentario Pro Democracia en Cuba, respalda las restricciones de licencia para los viajes de empresarios agrícolas a la isla, y enfatiza en la necesidad de mantener el requisito de "pago en efectivo'' previo a los envíos de cargamentos desde puertos estadounidenses.

  Comments