Nation & World

Washington pone la mira en Latinoamérica pese a la crisis económica

Las visitas del gobierno de Obama a América Latina empezaron como un goteo pero se han convertido en una inundación.

La secretaria de Estado, el secretario de Justicia y la jefa de la Seguridad Nacional están viajando a México este mes, y en abril Obama también pasará por allí en camino a una cumbre regional en Trinidad. El vicepresidente Joe Biden se reunirá hoy y mañana con dirigentes latinoamericanos en Chile antes de salir para Costa Rica para otra reunión de dos días con los jefes de Estado de América Central.

Las visitas subrayan el interés del Presidente en los temas regionales pese a tener problemas más urgentes, según dicen los expertos. El recorrido de dos países de Biden tras una serie de reuniones a nivel de gabinete muestran que Obama está tratando de diversificar su enfoque de América Latina para no concentrarse en la violencia motivada por la droga en México a costa de otras naciones, dijeron expertos.

Para una región sufriendo las consecuencias económicas de la recesión en EEUU y experimentando un brote de dirigentes electos hostiles a Washington, los viajes son críticos.

"Esto es realmente importante, estas visitas estaban atrasadas'', dijo Carmen Diana Deere, directora del Centro de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de la Florida. "En América Latina hay expectativas tremendamente altas de que Obama va a ofrecer un significativo cambio de política en favor de una asociación con América Latina''.

Biden hace su primer viaje oficial a América Latina este fin de semana, asistiendo a una cumbre en Chile donde él y otros políticos de centro-izquierda van a buscar soluciones para la crisis económica global. Biden llegará a Chile el jueves por la noche para asistir a la Cumbre de Líderes Progresistas en Viña del Mar.

Estará junto con el Primer Ministro británico Gordon Brown.

La Cumbre de Líderes Progesistas fue una idea de Bill Clinton junto con el antiguo Primer Ministro británico Tony Blair y el ex canciller alemán Gerhard Schroeder.

Clinton sólo asistió a una cumbre en el 2000 antes de dejar el cargo y Bush nunca fue, así que esta será la primera vez en nueve años que el gobierno de EEUU está presente. Se espera la asistencia de la chilena Michelle Bachelet, el brasileño Luis Inacio Lula da Silva, la argentina Cristina Fernández y el uruguayo Tabaré Vázquez.

De allí, Biden visitará la capital chilena de Santiago para conversaciones bilaterales con Bachelet antes de viajar a Costa Rica para ver al presidente panameño Martín Torrijos, al guatemalteco Alvaro Colom, al salvadoreño Elías "Tony'' Saca, al vicepresidente hondureño Arístides Mejía y al Primer Ministro de Belize, Dean Barrow.

También se espera que asista el presidente electo de El Salvador Mauricio Funes, del izquierdista Frente de Liberación Nacional Farabundo Martí.

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega no le dio importancia a la reunión y mandará a su viceministro de Relaciones Exteriores.

"El viaje de Biden es importante porque es la primera oportunidad de que un alto funcionario vaya más allá de México'', dijo Michael Shifter, vicepresidente del Diálogo Inter-Americano, una organización de análisis en Washington. "No creo que todo este indique que América Latina va a ser una alta prioridad, pero muestra que Obama quiere tener una buena comprensión de todos los temas. Reunirse con los líderes del Cono Sur y de América Central muestra un enfoque regional''.

En Costa Rica, se espera que Biden discuta la próxima Cumbre de las Américas, que se celebrará en Trinidad y Tobago entre el 17 y el 19 de abril.

Los expertos dicen que no es casual que Biden esté visitando naciones moderadas que no han participado en las vitriólicas críticas a EEUU de otros líderes latinoamericanos como Hugo Chávez, Ortega y Evo Morales.

Tras décadas de gobiernos mayormente conservadores en gran parte de América Latina - particularmente en América Central una serie de líderes izquierdistas ha llegado al poder mediante elecciones. Eso ha empujado a Costa Rica, considerada durante mucho tiempo como un país de centro-izquierda, a la derecha del espectro político.

"Quieren mandar un mensaje a la región'', dio Kevin Casas, un asociado de alto nivel de la Brookings Institution y antiguo vicepresidente de Costa Rica bajo Oscar Arias. "Los dos países escogidos son conocidos por su moderación, por estar comprometidos con el desarrollo humano y con la democracia''.

En toda América Central, las economías dependen mucho del efectivo enviado por inmigrantes en EEUU, y un descenso de esas remesas probablemente será un tema clave en la agenda de Biden.

No está claro que papel va a jugar Cuba en las discusiones aunque se espera que sea un tema clave en Trinidad, en lo que más líderes hemisféricos viajan a La Habana. El mensaje: EEUU es el único que no lo hace.

"Todos le están diciendo a Obama: Cuba es parte de este hemisferio'', dijo Deere.

Pese a la reunión regional, México es el tema hemisférico fundamental, dijo Susan Kaufman Purcell, que dirige el Centro para Política Hemisférica en la Universidad de Miami.

"Quizás hayan mandado a Biden porque querían balancear las cosas tras toda esta atención sobre México, garantizar que los otros gobiernos no se sientan abandonados'', dijo Kaufman. "Me parece muy bueno añadir balance y amplitud''.

frobles@MiamiHerald.com .....................

Los corresponsales especiales del Miami Herald Gideon Long en Chile y Leland Baxter-Neal en Costa Rica contribuyeron a este reportaje.

  Comments