Nation & World

Clinton admite culpa de EEUU por violencia en México

La secretaria de Estado Hillary Clinton aseguró ayer enfáticamente que Estados Unidos comparte la responsabilidad con México para enfrentar a los carteles de la droga que han aumentado la violencia.

A su llegada a México para una visita de dos días, la funcionaria dijo que la "insaciable'' demanda de drogas en su país y la incapacidad de detener el tráfico de armas hacia México están detrás de la creciente violencia en la frontera común.

El propio presidente Barack Obama había dicho el martes que era su deseo que Estados Unidos hiciera más para evitar el flujo de armas y de dinero proveniente de las ventas de drogas ilícitas hacia México. Pero las declaraciones de Clinton fueron más rotundas en el reconocimiento de la culpa compartida de Estados Unidos. En el pasado, los funcionarios mexicanos que han quejado de que Washington nunca ha reconocido la medida en que la demanda estadounidense de drogas alimenta la violencia.

"Siento rotundamente que tenemos una responsabilidad compartida'' en la lucha que México libra contra las organizaciones de narcotraficantes, Clinton dijo a los reporteros que la acompañaron a Ciudad México. "Nuestra insaciable demanda de drogas ilegales alimenta el tráfico de drogas''.

Clinton añadió que "nuestra incapacidad para prevenir el tráfico ilegal de armas a través de la frontera para beneficio de estos criminales causa la muerte de policías, soldados y civiles''.

"Estos criminales han superado a los oficiales de la ley'', señaló en referencia a las armas y el equipo militar, como artefactos de visión nocturna y blindaje que los carteles introducen a México desde Estados Unidos.

"Claramente, lo que hemos estado haciendo no funciona y es injusto que nuestra incapacidad... cree una situación por la cual la gente considera responsables al gobierno y el pueblo mexicanos. Eso no es justo.", manifestó.

Clinton, en su primer viaje a un país latinoamericano desde que asumió el cargo, llegó a México apenas unas horas después que la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, declaró que los carteles son "una amenaza existencial'' para México.

En ese sentido, la secretaria de Estado rechazó ayer que haya lugares ingobernables en México a consecuencia de la violencia de los carteles de la droga.

"No creo que haya ningún territorio ingobernable de México'', afirmó la funcionaria en rueda de prensa al lado de su par mexicana Patricia Espinosa, luego de reunirse brevemente con el presidente Calderón en la capital.

Clinton explicó que, como ocurrió en algún momento implica ingobernabilidad.

La secretaria de Estado anunció también que la administración del presidente Obama destinará $80 millones para comprar helicópteros que permitan a la policía mexicana fortalecerse en su lucha contra los carteles.

Agregó que se abrirá en México una oficina bilateral en la que funcionarios de ambos países trabajarán para enfrentar ese reto común y aseguró que los dos gobiernos trabajan para ofrecer seguridad a susciudadanos.

La llegada de la secretaria de Estado ocurre un día después de que el gobierno de Obama anunciara un reforzamiento de su frontera con México para contener la expansión de la violencia de los carteles a su territorio y luego de que México lograra capturar a tres presuntos capos de la droga.

Para el analista de la Universidad Autónoma Metropolitana, José Luis Piñeyro, el anunciado fortalecimiento de la seguridad en la frontera sur estadounidense "habría que enmarcarlo dentro de reclamaciones del gobierno mexicano a Estados Unidos con respecto a su control mínimo del tránsito ilegal de armas a México''.

"También habría que señalar si Estados Unidos se compromete a que haya un mayor control de sus precursores químicos para elaborar drogas sintéticas y también el control de dólares para lavado de dinero'', agregó.

Las autoridades mexicanas han señalado que el combate al narcotráfico es un asunto de responsabilidad compartida de ambos países.

Calderón y sus funcionarios han pedido de Estados Unidos un mayor esfuerzo en el combate a la corrupción en su territorio, el tráfico de armas y el lavado de dinero.

"El gobierno mexicano no debe desaprovechar esta oportunidad. Debe dejar claro que la importancia de la relación bilateral no permite más demoras'', señaló ayer el diario El Universal en su editorial.

Clinton también arriba unos días después de que el gobierno de Calderón impuso aranceles a 89 productos estadounidenses en represalia por la suspensión de un programa piloto de transporte que permitiría a camiones mexicanos trasladar bienes por Estados Unidos.

Tras pasar todo del día de ayer en la capital mexicana, la funcionaria estadounidense viajará hoy a la ciudad norteña de Monterrey.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments