Nation & World

Inician pruebas de nueva vacuna contra la mortal tuberculosis

Los científicos iniciarán el mayor estudio en casi un siglo de una nueva vacuna contra la tuberculosis, en un intento de mejorar la actual inmunización que solo protege parcialmente contra la peor enfermedad bacteriana.

La investigación medirá la capacidad de la vacuna para prevenir la enfermedad pulmonar en una prueba que se inicia el mes próximo y abarca a 2.800 bebés de Sudáfrica, dijo Jerald Sadoff, jefe de la Aeras Global TB Vaccine Foundation, que copatrocina el estudio. El grupo con sede en Rockville, Maryland, trata de desarrollar un sucesor de la vacuna del Bacilo Calmette-Guérin, o BCG, que ha sido usada en seres humanos desde 1921 y no impide que los infantes contraigan tuberculosis en los pulmones, que es donde la bacteria invade primero.

La tuberculosis ha afectado a los seres humanos desde los tiempos prehistóricos. Infecta a cerca de 8,8 millones de personas y mata a 1,7 millones por año, según la Organización Mundial de la Salud. Los medicamentos usados para combatir a la bacteria fallan cada vez más porque esta, que es llevada por el aire, ha mutado, produciendo cepas que no son derrotadas ni siquiera por los más poderosos fármacos antibacterianos.

"Una vacuna es absolutamente esencial si vamos a controlar esta epidemia'', dijo Sadoff, que encabezó la campaña para desarrollar ocho vacunas en Merck & Co., donde estuvo al frente de desarrollo clínico durante tres años.

Aeras, que es patrocinada por la Bill & Melinda Gates Foundation, está desarrollando la más avanzada vacuna experimental con una empresa de la Universidad de Oxford, el Oxford-Emergent Tuberculosis Consortium.

Vacuna de Crucell

La prueba del mes próximo evaluará la "prueba del principio'' de la vacuna como parte de la segunda de tres etapas de estudios en pacientes que en general requieren la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos y otros organismos reguladores. Las pruebas con un producto desarrollado con Crucell NV de los Países Bajos podrían empezar dos meses más tarde, dijo Sadoff en una entrevista telefónica el 20 de marzo.

Aeras, que tiene otros cuatro candidatos en etapas más tempranas de estudios con pacientes, quiere que los reguladores aprueben al menos una vacuna contra la tuberculosis para 2014, dijo Sadoff. Usar vacunas para ayudar al cuerpo a combatir la tuberculosis es esencial para combatir cepas resistentes a los medicamentos, según marcos Espinal, secretario ejecutivo de Stop TB Partnership, de la OMS.

"Esta es sin duda una prueba fundamental'', dijo Helen McShane, médica especializada en el VIH e investigadora de Oxford, que creó la más avanzada vacuna experimental cuando era estudiante de Medicina en 1999. McShane incorporó una proteína de la tuberculosis en una vacuna contra la viruela genéticamente manipulada para capacitar al sistema inmunitario para que reconozca y ataque a la tuberculosis.

La vacuna de McShane apunta a detener la tuberculosis que se desarrolla en el sistema respiratorio, donde entra al organismo en forma de bacterias microscópicas transportadas por el aire.

  Comments