Nation & World

Nuevo canciller cubano niega cambio en política exterior del país

La reciente reestructuración en el gobierno cubano, donde se removieron entre 11 cargos los del vicepresidente Carlos Lage y del canciller Felipe Pérez Roque, no afectará la política exterior cubana, aseguró el miércoles el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez.

El nuevo canciller fue incluso más lejos en sus declaraciones al afirmar que Lage y Pérez Roque siguen militando en el Partido Comunista (PCC), del cual también renunciaron a sus responsabilidades.

"Confirmo que en la política exterior cubana no hay absolutamente ningún cambio sino la continuidad que dicta la política seguida por la revolución con absoluta consistencia desde 1959 hasta este minuto'', indicó Rodríguez en conferencia de prensa conjunta con el Comisario Europeo de Desarrollo, Louis Michel.

En relación con la membresía política de los destituidos, Rodríguez aseguró que no había cambiado.

"Puedo decir que ellos siguen militando en nuestro Partido'', aseguró el ministro.

Lage y Pérez Roque fueron separados de sus cargos de vicepresidente del Consejo de Ministros y canciller, respectivamente, en una amplia reestructuración de ese órgano, el 2 de marzo.

Un día después en uno de sus habituales artículos, el ex gobernante Fidel Castro, alejado del poder hace dos años y medio por una crisis de salud, los acusó de "posiciones indignas'' y "ambiciones'' de poder, lo que desató un mar de conjeturas en la población.

La prensa cubana publicó después dos breves cartas dirigidas al actual gobernante Raúl Castro, donde ambos dirigentes reconocen "errores'' sin especificar y renuncian a sus cargos en el Consejo de Estado y en el partido comunista.

Esos documentos contienen información "necesaria y suficiente'' sobre el caso, según el nuevo canciller, lo que supone que, al parecer, no habrá nuevas aclaraciones públicas.

Por su parte, Michel, que cumple su cuarta visita a la isla, aseguró tener "el mismo sentimiento en cuanto a las relaciones de la Unión Europea con Cuba'', no afectada por el cambio de personas en los cargos.

"No existen cambios fundamentales, existe la misma voluntad de construcción de un capital de confianza y de las condiciones necesarias para la normalización, por lo que constato la misma buena voluntad, el mismo carácter positivo y el mismo calor cubano clásico'', añadió el funcionario europeo.

  Comments