Nation & World

Reporte denuncia descuido en atención de salud de inmigrantes

La muerte de un anciano haitiano de 81 años que pidió asilo apenas llegó a Miami, fue detenido y aparentemente no recibió la atención médica adecuada hasta morir esposado en la cama de un hospital, es uno de los ejemplos que activistas utilizaron para denunciar las negligencias que se comenten contra personas detenidas por inmigración.

El martes, El Florida Immigrant Advocacy Center (FIAC) y Human Rights Watch presentaron dos reportes en los que denuncian la falta de servicios médicos, descuidos, crueldad y humillaciones que sufren las personas detenidas por inmigración.

Las dos organizaciones criticaron en sus informes al gobierno, y solicitaron la creación de sistema de cuidado de salud "mas humano'', para los inmigrantes detenidos, en particular para las mujeres.

La sobrina del anciano, Edwidge Danticat una novelista que ha recibido reconocimiento nacional, publicó en el 2007 el libro Brother I'm Dying donde describe la trágica muerte de su tío, Joseph Danticat, poco después de ser detenido por inmigración cuando llegó en el 2004.

Su tío era ministro bautista y fue víctima de las gangas en Haití por lo que decidió venir a Estados Unidos y solicitar asilo.

Según el testimonio de la escritora, su tío era sobreviviente de cáncer, pero inmigración lo despojó de sus medicinas para la próstata y presión sanguínea, cuando fue trasladado al Centro de Detención de Krome.

Al parecer, los funcionarios de la cárcel creían que estaba fingiendo y aparentemente no le brindaron la atención médica que necesitaba. Sus familiares no tuvieron acceso para verlo en el Hospital Jackson donde finalmente murió.

"El único crimen es que estaba buscando asilo. Se lo podían haber negado, pero esto no es excusa para torturarlo y dejarlo morir'', dijo la escritora.

Meghan Rhoad, una de las principales autoras del reporte, señaló que "las mujeres en detención describen violaciones como esposar a mujeres embarazadas, o no atender casos de cáncer...".

La activista indicó que las detenciones del Servicio de Inmigración, Aduanas y Deportación (ICE) eran cada vez mayores, y que este tipo de "abusos eran peligrosos y generalmente están ocultos del escrutinio público y de la supervisión del gobierno'', acotó Rhoad.

ICE envió una carta a Rhoad el pasado 13 de marzo donde se compromete a revisar el reporte y anuncia que en abril comenzarán a implementarse nuevos estándares en los centros de detención poseídos por la agencia.

Al respecto, Susana Barciela,, directora de Política de FIAC señaló que "únicamente a través de una revisión externa e independiente de los servicios médicos, el Departamento de Seguridad Territorial puede llevar a cabo su responsabilidad moral y legal de ofrecer salud y seguridad a los detenidos''.

Algunas de las peticiones de FIAC y Human Rights Watch son:

* Asegurar que personas enfermas, embarazadas, que están amamantando o buscan asilo, no sean detenidas

* Evitar la detención de mujeres víctimas de persecución o abuso.

* Eliminar el límite para que los detenidos tengan acceso a otros servicios médicos, fuera de los de emergencia.

* Prohibir esposar a mujeres embarazadas.

Los activistas indicaron que las violaciones de las leyes de inmigración son civiles y no criminlaes, y por lo tanto, antes de detener a una persona en la cárcel deben buscarse alternativas menos costosas, como la "detención supervisada'' que obliga al inmigrante a reportarse regularmente ante las autoridades sin tener que permanecer en una cárcel.

Para ver el reporte de FIAC visite: http://www.fiacfl.org y el reporte de Human Rights Watch visite: http://www.hrw.org/node/81430.

  Comments