Nation & World

Obama defiende tener mucha carne en el asador al mismo tiempo

El presidente Barack Obama refutó el martes a sus detractores que lo acusan de abarcar demasiado sin centrarse específicamente en el principal problema nacional: la economía, y defendió su deficitario presupuesto de 3,6 billones de dólares (correcto) para modificar el seguro médico, la producción de energía y la enseñanza.

"Postergar estos problemas por otros cuatros años u ocho años prolongaría la irresponsabilidad que nos llevó a esta situación", dijo Obama en una conferencia de prensa acompañado por los presidentes de las comisiones presupuestarias de ambas cámaras. "No me postulé al cargo para esto. No vine para pasar nuestros problemas al próximo presidente o la próxima generación".

En particular, el presidente rechazó la idea, defendida por algunos legisladores, de que debería centrarse primero en solucionar la crisis bancaria. Obama dijo que su equipo trabaja con denuedo para descongelar el crédito y lograr que los desempleados vuelvan a encontrar trabajo, aunque, sostuvo, la verdadera recuperación económica requiere medidas en muchos frentes.

"El pueblo estadounidense no puede permitirse el lujo de centrarse solamente en Wall Street", dijo Obama. "No tiene el lujo de elegir entre pagar su hipoteca o sus facturas médicas. No puede elegir entre pagar la universidad de sus hijos o ahorrar lo suficiente para la jubilación".

"Tienen que hacer todas estas cosas", dijo el presidente. "Tienen que solucionar todos estos problemas. Y en consecuencia, también nosotros".

Obama estuvo acompañado por dos demócratas al defender su presupuesto: el presidente de la Comisión Presupuestaria del Senado, Kent Conrad, y su colega en la Cámara de Representantes, John Spratt. El plan de gastos del mandatario de 3,6 billones (correcto) de dólares en el presupuesto federal para el año fiscal que comienza el primero de octubre asume un déficit de 1,75 billones (correcto) de dólares, por lo que financiera casi el 50% de sus gastos aumentando la deuda pública de los estadounidenses, casi 35.000 dólares por cada habitante del país.

En una referencia a la oposición republicana, Obama desafió a los legisladores contrarios al plan de gastos a que ofrezcan alternativas "constructivas". Dijo que estaría dispuesto a escuchar las ideas de ambos partidos pero no aceptará dilaciones políticas.

"Decir simplemente que 'no' es lo aconsejable cuando se habla con los adolescente sobre las drogas", dijo Obama. "No es una respuesta aceptable ante cualquier propuesta económica por parte del otro partido. El pueblo estadounidense nos mandó aquí para que hiciéramos las cosas".

Obama dijo que su presupuesto establece los parámetros para una auténtica recuperación económica, que pueda crear una "riqueza duradera", no la ilusión de prosperidad. El mandatario ha intentado convencer a los legisladores y al público que respalden su masivo plan de gastos sociales para elaborar un modelo a largo plazo que no dependa de las burbujas económicas como el sector de la vivienda.

  Comments