Nation & World

Aznar acusa al gobierno español de mezquindad con disidentes cubanos

El ex jefe del gobierno español y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, acusó al actual ejecutivo de España de una actitud "mezquina'' con los disidentes cubanos.

También le reprocho que mantenga unos "inexplicables intereses'' que le llevan a relacionarse de la misma forma con regímenes democráticos o con dictaduras.

Aznar, que presidió el gobierno de España entre 1996 y 2004, hizo estas acusaciones en el acto de presentación del libro del escritor cubano Carlos Alberto Montaner La última batalla de la Guerra Fría. Cómo y por qué se hundió el comunismo.

El ex presidente sostuvo que, hasta hace poco, España apoyaba la libertad y el cambio en Cuba y que se tuviera en cuenta a los disidentes, "hasta que alguno decidió darle la vuelta'' y hacer "todo sin los disidentes y nada con los disidentes''.

Agregó que se trata de una "política mezquina'' que debe rectificarse cuanto antes, ya que cuando los cubanos recuperen su libertad no deberán nada a quienes nada hacen ahora por ellos.

También destacó que la anterior política española se comprometía en América Latina con quienes defendían la libertad, mientras que ahora "los inexplicables intereses del gobierno español consisten en mantener amigables relaciones con cualquier régimen, con independencia de que allí exista democracia, se viva en libertad o se respeten los derechos de las personas''.

Tras insistir en que España no puede tratar igual a un líder democrático que a un dictador, instó a defender a los gobiernos que luchan contra el terrorismo con las armas del Estado de Derecho y a actuar en consecuencia con quienes desarrollan políticas indecentes de apoyo a grupos terroristas.

Para Aznar, ha desaparecido el liderazgo de España en la Unión Europea para hacer que estos criterios guíen la política comunitaria.

''La voz de España debe liderar una vez más la defensa de la libertad y la democracia en América Latina'', señaló.

El ex presidente calificó de "incomprensible'' que tras la caída del Muro de Berlín se mantenga una dictadura como la cubana, e instó a que cada vez haya más voces que digan ‘‘bien alto'' que en Cuba no hay libertad y sólo existe la dictadura y una opresión y miseria moral y material.

Sobre el futuro de la isla, dijo que el final del castrismo no llegará porque sí, y de que nada asegura que la desaparición de los hermanos Castro lleve automáticamente a la libertad y prosperidad.

''Pero el cambio puede, debe y tiene que llegar a Cuba, y llegar muy pronto. Si cualquier dictadura es detestable, medio siglo de dictadura es, simplemente, una atrocidad'', añadió.

Para Aznar, la comunidad internacional tiene la responsabilidad de propiciar ese cambio y ahora hay una buena oportunidad con "los nuevos aires que se respiran en Washington y en la relación atlántica''.

Sostuvo que la sustitución de Fidel por Raúl Castro no está propiciando el cambio, ya que sólo ha habido el relevo de algunas caras.

Tras afirmar que Cuba es un fracaso económico, calificó de error el embargo estadounidense a la isla y pidió que acabe.

En este contexto, dijo que ya lo pidió cuando era presidente del gobierno, porque está convencido de que la apertura y la libertad de comercio favorecen el avance hacia la democracia.

En este punto, citó una conversación que mantuvo con Fidel Castro en 1998 en la que aseguró que el ex gobernante cubano le confesó: "Necesito el embargo para esta generación y la siguiente''.

  Comments