Nation & World

HRW valora flexibilización de viajes a Cuba pero pide más acciones, publicado el 12 de marzo del 2009

El Congreso de EE.UU. dio un paso positivo hacia el desmantelamiento de las rígidas restricciones a los viajes que ocasionan la separación forzada de familias cubanas, pero debe eliminar todas las limitaciones al respecto, dijo hoy Human Rights Watch (HRW).

En un comunicado, el director para Latinoamérica de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, consideró que la iniciativa para relajar estas "crueles restricciones es un paso en la dirección acertada''.

Pese a ello, esa organización destaca que la medida "no es en absoluto permanente'' y que el presidente de EE.UU., Barack Obama, debe emitir "una orden ejecutiva que elimine todas las restricciones sobre los viajes y las remesas para cubano-estadounidenses''.

El Senado de EE.UU. aprobó anoche una disposición que suaviza el embargo a Cuba, al relajar las restricciones para viajar y enviar remesas a la isla, contenidas en una ley presupuestaria.

La ley aprobada anoche por el Senado revierte una serie de medidas que el anterior presidente, George W. Bush, había aprobado en 2004 y que endurecían las condiciones para enviar remesas o viajar a la isla, contra la que EE.UU. mantiene un embargo desde hace más de 45 años.

Ahora, los ciudadanos estadounidenses podrán visitar a sus familiares en Cuba una vez al año por el tiempo que quieran, en lugar de una vez cada tres años y tan sólo durante catorce días como ocurría desde 2004.

A partir de ahora, estos ciudadanos podrán también gastar en la isla un máximo de 170 dólares por día, en lugar de los 50 autorizados por Bush.

Se amplía también la definición de familiar para incluir a los primos, tíos y tías. Hasta ahora tan sólo se podía visitar o socorrer a los familiares de hasta segundo grado: padres, hermanos, hijos, abuelos o nietos.

En su comunicado, HRW recuerda que en un informe de la organización, con el título ‘‘Familias deshechas'', se documentó "el terrible costo humano'' de estas restricciones y se determinó que "incumplían el derecho a la libertad de circulación y violaban la prohibición internacional de la separación familiar involuntaria''.

Vivanco subrayó que la medida aprobada anoche solamente se aplicará al año fiscal 2009 y que "toda desobediencia de las restricciones por cubano-estadounidenses seguirá siendo considerada una violación de la ley de Estados Unidos''.

''Incluso las restricciones previas a 2004 impuestas sobre los viajes de familias cubanas representan un daño considerable, como lo es apartar a niñas y niños de sus padres e impedir que personas adultas cuiden a familiares enfermos'', aseveró.

''Deberían ser eliminadas por completo'', insistió Vivanco.

Una legislación presentada en la Cámara de Representantes en febrero, conocida como Ley de Libertad para Viajar a Cuba, restauraría sin limitaciones los viajes a la isla para cubano-estadounidenses y estadounidenses por igual, señaló.

''Las restricciones sobre los viajes a Cuba no han logrado en absoluto producir cambios en la isla'', afirmó HRW.

''Al eliminarlas, EE.UU. puede empezar a dejar en el pasado su política unilateral e involucrarse con sus aliados en un enfoque más eficaz y centrado'', concluyó la organización.

  Comments