Nation & World

Obama firma enorme paquete de presupuesto

A pesar de que consideró que se trata de una "iniciativa de ley imperfecta'', el presidente Barack Obama promulgó el miércoles con su firma un paquete de gasto por $410,000 millones, que permitirá al gobierno federal operar hasta el final de septiembre y además incluye cambios en la política hacia Cuba.

La iniciativa contiene miles de proyectos especiales de erogaciones, insertados por legisladores individuales.

Obama ha criticado el uso excesivo de esos proyectos locales, y consideró imperfecta la iniciativa, pero añadió que es necesaria para evitar la parálisis de las agencias federales. Obama firmó la iniciativa en privado, en lo que sería una señal de que no estuvo plenamente satisfecho con el proyecto.

Más temprano, insistió en que la iniciativa debe marcar "el fin de la vieja manera de hacer las cosas''.

La ley, que en realidad contiene los presupuestos de 12 agencias gubernamentales, supone un alza del 8 por ciento en los gastos presupuestarios sobre el año fiscal 2008, o alrededor de $30,000 millones adicionales.

Pero contiene también una medida que relaja las condiciones para los viajes y el envío de medicinas y alimentos a Cuba, que habían sido endurecidas en el 2004 por el presidente George W. Bush.

Además, flexibiliza las normas que regulan las exportaciones de medicinas y alimentos, y que hasta ahora exigen que Cuba pague por adelantado. La modificación le permitirá pagar cuando lleguen los productos a sus puertos.

La ley presupuestaria contiene también una medida que asigna $405 millones para la Iniciativa Mérida contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Del total, $300 millones van a México --$150 millones menos de lo que solicitó la Casa Blanca-- y el resto para Centroamérica, Haití y la República Dominicana.

El proyecto colosal para financiar al gobierno federal contiene fondos para casi 8,000 proyectos locales de legisladores, conocidos como earmarks.

Tanto los republicanos como algunos demócratas moderados han calificado estos proyectos especiales como un derroche. Sus detractores los han denunciado como medios para ganar votos.

Obama defendió los proyectos locales cuando "están bien hechos'', pues permiten a los legisladores encausar fondos a planes dignos en sus distritos, pero agregó que ha habido abusos y que trabajará con el Congreso para reformar ese sistema de asignación de fondos y para refrenarlos.

"Estoy firmando un proyecto de ley imperfecto porque es necesario para que el gobierno siga funcionando'', declaró Obama. "Pero también veo esto como un punto de salida para más cambios de largo alcance''.

Obama dijo que los futuros proyectos locales de los legisladores deben tener un "propósito público legítimo y digno'' y que los contratos involucrados deben estar sujetos a las reglas de competencia. Añadió que trabajará con el Congreso para eliminar cualquiera que objete el Ejecutivo federal.

La iniciativa de gastos contiene un margen considerable para programas de asistencia alimentaria para los pobres, para la investigación energética y otros objetivos.

En semanas recientes, las autoridades de la Casa Blanca han desestimado las críticas a los fondos especiales que tiene la iniciativa, afirmando que la legislación era un remanente del año pasado y que el Presidente planea enfocarse en el gasto futuro en lugar de ver hacia atrás.

Los republicanos criticaron la intención de Obama de firmar la medida cargada de proyectos especiales después que él mismo los atacó cuando era candidato.

El vocero de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo que Obama no sería el primer presidente que firme una iniciativa que cree que no es la ideal.

Cuando se le preguntó si Obama estaba pensándolo dos veces sobre firmar la iniciativa Gibbs contestó sencillamente "no''.

El Senado aprobó la legislación el martes por una votación de 62-35, terminando así con un debate largo y complejo. Se requería de un mínimo de 60 votos para evitar medidas dilatorias.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments