Nation & World

Fugitiva mujer que trató de matar a su hijo hace 17 años

Han pasado 17 años desde que Abigail Drinks, que entonces vivía en West Kendall, fue acusada de tratar de asfixiar cinco veces a sus hijo de seis meses, lo que provocó que el bebé sufriera un daño cerebral irreversible.El niño, Joseph Smith, murió años después. Ahora, su madre es una fugitiva.

Drinks, que no fue hallada culpable tras argumentarse que padecía un estado mental cercano a la locura en septiembre de 1992, desapareció la semana pasada de la casa Serenity House en North Miami, un centro de tratamiento de seis camas para mujeres con problemas de salud mental.

La jueza de Circuito de Miami-Dade Ellen Sue Venzer emitió una orden de arresto para Drinks, de 36 años, quien está bajo supervision de la corte. “No estoy sólo preocupada por ella, sino también preocupada por nuestra comunidad”, le dijo el lunes Venzer a la policía de Miami-Dade en una llamada de conferencia desde la corte.

El hijo de Drinks murió en el 2001 tras complicaciones por el daño cerebral, de acuerdo con documentos de la Oficina del Médico Forense de Miami-Dade. Tenía nueve años.

Su madre tenía 19 años cuando fue arrestada en abril de 1992. La policía de Miami-Dade dijo que Drinks confesó haber presionado la nariz y la boca del bebé contra su seno mientras lo amamantaba hasta que el pequeño se desmayó. Con la ayuda de una bolsa plástica y una almohada, Drinks intentó ahogar cuatro veces más al bebé, dijo la policía, que fue alertada por los trabajadores sociales estatales que auxiliaban a Drinks. “Sin duda, ella no quería tener el bebé”, dijo en 1992 un portavoz de la policía de Miami-Dade. Drinks fue acusada de múltiples cargos de intento de asesinato. La abuela del niño se encargó de él.

Después de varias evaluaciones psicológicas, y con el acuerdo de los fiscales, la corte determinó que Drinks “no era culpable debido a su estado mental”. Años más tarde, fue enviada a un centro residencial de tratamiento en Georgia.

Hace relativamente poco tiempo que Drinks regresó a Miami-Dade y fue enviada a Serenity House, en la cuadra 400 de la calle 123 del noroeste, perteneciente al sistema de salud del Hospital Jackson Memorial. Tenía un empleo en una tienda Radio Shack de Miami Beach, dijo su abogado en la corte.

La semana pasada, empleados de Serenity House descubrieron que sus pertenencias no estaban y que Drinks había desaparecido.

Las autoridades le solicitan a cualquier persona que tenga información sobre el paradero de Drinks que llame a Crime Stoppers del Condado Miami-Dade al teléfono 305-471-8477.

  Comments