Nation & World

Obama propone cambio radical en la educación

El presidente Barack Obama dijo el martes que los niños estadounidenses deben ir más a la escuela --quedarse hasta más tarde o tomar clase de verano-- para poder competir por los empleos con extranjeros.

"Ya no podemos darnos el lujo de tener un calendario académico creado cuando Estados Unidos era una nación de agricultores que necesitaban a sus hijos para labrar la tierra'', dijo Obama, agregando el sistema educativo a su ya larga lista de prioridades.

"Ese calendario tuvo sentido en algún momento, pero no ahora, porque nos pone en una desventaja competitiva. Nuestros hijos pasan más de un menos en las aulas que los de Corea del Sur. Esa no es forma de prepararlos para la economía del siglo XXI''.

El Presidente exhortó a los administradores a "repensar la jornada escolar'' para agregar más tiempo en las aulas.

"Sé que tener jornadas escolares más largas no es una idea muy popular'', dijo. "No en mi familia y probablemente tampoco en la de ustedes. Pero los retos del nuevo siglo exigen más tiempo en las aulas. Si pueden hacerlo en Corea del Sur podemos hacerlo en Estados Unidos''.

El mandatario propuso más horas de clases como parte de un esfuerzo más amplio para mejorar la educación estadounidense, que según dijo se está quedando atrás de varios competidores extranjeros.

"A pesar de invertir recursos como nadie en el mundo, las calificaciones han bajado, las escuelas están maltrechas y la calidad de los maestros ha bajado, y otras naciones nos aventajan'', dijo Obama. "En Matemáticas de octavo grado, hemos caído al noveno lugar. Los alumnos de nivel intermedio de Singapur nos aventajan tres a uno. Sólo una tercera parte de nuestros muchachos de 13 y 14 años lee como debe ser''.

Entre sus propuestas: pagar más por mejores maestros, algo a lo que se oponen los sindicatos de maestros.

"Es hora de comenzar a premiar a los buenos maestros y buscar excusas para los malos maestros'', dijo el Presidente en un discurso ante la Cámara Hispana de Comercio de Estados Unidos. "Demasiadas personas que apoyan a mi partido se han resistido a la idea de premiar la excelencia en el magisterio con más dinero, aunque sabemos eso puede marcar la diferencia en las aulas''.

Los grupos de maestros aplaudieron el discurso de Obama y no prestaron mucha atención al problemático asunto de la paga por mérito.

"Los maestros quieren ser clave en la educación de los niños y agradecen a un presidente que comparte esa meta y que invierte su capital político para otorgar los recursos para lograrlo'', dijo Randi Weingarten, presidenta de la Federación de Maestros de Estados Unidos, que tiene 1.4 millones de afiliados. "Como con cualquier otra política pública, es importante que se escuche a los maestros''.

A pesar de su exhortación a implementar cambios y a usar ejemplos de todo el país, Obama no mencionó la caldeada disputa sobre un programa en Washington.

Los legisladores demócratas estaban listos el martes para usar el proyecto de ley de gastos para eliminar $14 millones del programa Opportunity Scholarship en la capital.

Este programa, financiado con fondos federales, entrega cupones de aproximadamente $6,000 a 1,700 niños pobres en Washington para que asistan a escuelas privadas.

Obama, cuyos hijos van a escuelas privadas, no mencionó el programa.

"El propio presidente Obama dejó a un lado las escuelas públicas del distrito y envió a sus hijas a la prestigiosa institución Sidwell Friends'', dijo el Washington Post en un editorial reciente.

"Dos alumnas de Sidwell perderán su becas si el Congreso elimina el programa. No hay nada malo en escoger la mejor escuela, pero hacerlo a la vez que se niega esa opción para los niños pobres de Washington D.C es vergonzoso''.

  Comments