Nation & World

Joven pareja busca apoyo económico de la comunidad

Apenas en diciembre pasado el joven cubanoamericano Alfredo Iglesias acababa de casarse y soñaba con poder darle a su familia una vida plena. Hoy es él quien necesita la ayuda de la comunidad.

Lo que iba a ser un idílico viaje de luna de miel se transformó en una pesadilla cuando Alfredo sufrió una severa lesión neurológica al ser arrastrado por las olas cuando nadaba en Playa del Carmen, México.

La vida de este ingeniero eléctrico de 28 años quedó trastornada y ahora lucha por recuperar la movilidad.

Tres meses después del accidente, Alfredo está en una silla de ruedas a la espera de un milagro que le permita ponerse de pie.

Michelle Medina, su esposa, no se separa de su lado en la habitación 214 del Centro de Rehabilitación del Hospital Jackson.

"Nuestras vidas han cambiado totalmente'' afirma Michelle, de 25 años. "Agradezco a Dios que salvó la vida de mi esposo y le pido que nos de las fuerzas para salir adelante''.

El 2 de diciembre, tres días después de casarse en la parroquia St. Patrick de Miami Beach, Michelle y Alfredo disfrutaban de la luna de miel en Playa del Carmen. Poco después del mediodía entraron al mar y una ola arrastró a Alfredo, lanzándolo contra el fondo y causándole una severa lesión en el cuello.

"Vi de lejos a mi esposo flotando boca abajo. Sentí terror. Me acerqué y al tocarlo me percaté que no podía moverse'', relató Michelle. "Lo viré, vi que no reaccionaba y le di respiración boca a boca. Entonces soltó agua y recuperó el conocimiento, pero me dijo que no tenía sensibilidad en el cuerpo''.

Al día siguiente fue trasladado al Hospital Jackson, donde los médicos le dieron el diagnóstico: se había fracturado la quinta vértebra y había sufrido graves daños neurológicos que lo dejaron sin movimiento del cuello hacia abajo.

Alfredo fue operado por un equipo de médicos de la Universidad de Miami y ha logrado recuperar cierto movimiento en los hombros y brazos.

"Tengo fe en Dios de que se recuperará'', dijo Marta Iglesias, madre de Alfredo y que también siempre lo acompaña en el Jackson.

Marta asegura que la carga se hace más llevadera gracias al apoyo de la comunidad.

"Muchísimas personas están orando por mi hijo, gente de todas las denominaciones, y sé que Dios está apoyándonos día a día'', afirmó.

Su padre, también de nombre Alfredo, asegura que el joven ingeniero mantiene una actitud positiva ante la vida, lo que será fundamental en su recuperación.

"Nuestro hijo es un muchacho vibrante, muy competitivo, un joven con metas y positivo, cualidades que son sus herramientas para salir adelante. El está decidido a recuperarse completamente y tiene el amor de su esposa, de sus padres, de su familia y de todos sus amigos'', señaló.

Alfredo tiene programado salir del hospital el 18 de marzo para instalarse en la casa de sus padres en Kendall, pero el camino de la rehabilitación requiere del apoyo económico de la comunidad, tanto para financiar la terapia como los costosos equipos médicos.

Para hacer frente a los gastos, la familia creó la Alfredo Iglesias Trauma Foundation, cuya dirección en internet es www.alfredoiglesias.org.

Quienes deseen apoyar a Alfredo pueden llamar al (305) 972-3237 y enviar sus donaciones a la cuenta 099 2510 406 del Coconut Grove Bank, en 6400 South Dixie Hwy, South Miami, FL 33143.

vmunoz@elnuevoherald.com

  Comments