Nation & World

Celebridades contra la violencia doméstica

Un grupo de personalidades del mundo artístico, la televisión y la política se unieron en una campaña contra la violencia doméstica que azota a Miami y a otras ciudades de Estados Unidos y el mundo, prometiendo poner todo a su alcance para ayudar tanto a las mujeres como a los hombres víctimas de abusos de sus parejas.

En un desayuno realizado en el hotel Hyatt de Coral Gables, las populares figuras de la televisión Ana María Polo y María Elvira Salazar pusieron a disposición de las personas afectadas por la violencia sus respectivos programas con el fin de que denuncien públicamente a los victimarios.

Polo, conductora del programa "Caso cerrado'' que transmite la cadena Telemundo, destacó en el encuentro --organizado por el Proyecto Fundación Sin Fronteras (Profunda), la comisionada de Miami-Dade, Rebeca Sosa, y Victim Response, Inc.-The Lodge-- que lo que hay que hacer es prevenir los abusos contra las personas que por diversos motivos no se atreven a hablar públicamente de los tormentos que deben pasar en sus hogares y culpó a la música por fomentar el flagelo en los últimos 10 o 15 años.

"La música ha contribuido a la violencia doméstica'', afirmó Polo, quien consideró que las canciones de moda "adoptan esta violencia como una forma normal de vida''.

"Tenemos que protestar porque la violencia no es normal'', agregó.

De ese cargo quedó excluido el cantautor venezolano Fernando Osorio, quien escribió y cantó un tema dedicado a Profunda, llamando a terminar con la violencia doméstica.

Por otro lado, Polo pidió que se les reduzcan los derechos que les garantizan actualmente las leyes a los agresores y que se les apliquen castigos que sean proporcionales a los abusos que han cometido.

"Tenemos que concentrarnos en la víctima'', enfatizó.

Salazar opinó a su vez que "el agresor tiene demasiados beneficios. Hay que darle voz a la víctima. Me comprometo a poner mi programa (María Elvira Live, de MegaTV) a disposición de las víctimas. Tenemos que darles poder''.

La presidenta del primer albergue para mujeres maltratadas, The Lodge, Angela Díaz-Vidaillet, dijo que su organización sin fines de lucro necesita ayuda económica para poder continuar y ampliar sus actividades en favor de las víctimas de la violencia doméstica, ya que sólo cuentan con 40 camas y 10 cunas para atender a las mujeres que deben abandonar el hogar.

"En el 2008 les negamos servicio a 600 mujeres y 600 niños'', lamentó en su intervención, informando al mismo tiempo que The Lodge ofrece un sinnúmero de servicios, como dinero para que las mujeres maltratadas sigan estudiando, cuidado de niños y otros beneficios que les permitan de alguna manera volver a sus vidas normales.

"Hay mujeres que no llaman a la policía porque están ilegalmente en el país, e incluso hay policías que les dicen que van a ser deportadas'', denunció Díaz-Vidaillet.

"Cuando una mujer es maltratada, todas nosotras somos maltratadas'', puntualizó la activista.

esoto@herald.com

  Comments