Nation & World

Moratinos conversa con el nuevo canciller cubano

El nuevo canciller cubano, Bruno Rodríguez, transmitió la noche del miércoles al ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, la voluntad de "mantener todos los compromisos'' con España adquiridos por su antecesor, e incluso "acelerar toda la agenda de trabajo acordada'', explicó el titular español.

"Todos los objetivos suscritos con su antecesor [Felipe Pérez Roque] siguen estando vigentes, y por tanto no es una ruptura, sino una continuidad y aceleración de todo el proceso de diálogo'', afirmó Moratinos, tras participar en un Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN.

Durante la conversación telefónica de anoche --que fue, según Moratinos, "cordial y amistosa''-- ambos quedaron en hablar de nuevo la semana que viene para determinar fecha y lugar para una próxima reunión.

El jefe de la diplomacia española recordó que Rodríguez tenía hasta ahora el cargo de viceministro de Asuntos Exteriores, y por lo tanto "estaba al corriente de todo lo que se había ido negociando con el antecesor''.

Por todo ello, consideró que "las cosas continuarán y se desarrollarán positivamente en un futuro próximo''.

El gobernante cubano Raúl Castro acometió el lunes una profunda reestructuración del poder ejecutivo, que incluye la salida del canciller Felipe Pérez Roque, la reducción de las funciones del vicepresidente del Consejo de Estado, Carlos Lage, y cambios en casi una docena de ministerios.

Moratinos y el saliente canciller cubano habían establecido una relación cordial a partir del restablecimiento de los lazos entre Madrid y La Habana, bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Moratinos visitó Cuba en abril del 2007, la primera que realizaba un canciller de la Unión Europea (UE) desde el 2003.

A partir de entonces se reabrió la cooperación cubano-española y se posibilitó un diálogo bilateral que pavimentó el levantamiento de sanciones impuesta a Cuba por la UE en el 2003.

Moratinos llegó a calificar públicamente a Pérez Roque como su amigo. El defenestrado canciller cubano había visitado Madrid el pasado octubre para continuar las conversaciones sobre derechos humanos y otros temas de interés mutuo.

  Comments