Nation & World

Periodista cubano regresa a prisión tras estancia en hospital

Un año después de que el gobernante cubano Raúl Castro prometiera una "mayor apertura'' en su relación con disidentes, el periodista y poeta Normando Hernández González, de 39 años, ha sido trasladado del hospital a la prisión donde se encuentra encarcelado desde el 2003.

Hernández González, de 39 años, era el más joven de 75 disidentes arrestados durante la ‘‘Primavera Negra'' del 2003. La redada derivó en breves juicios y sentencias de 25 años en prisión para periodistas y artistas, cuyos "delitos contra el Estado'' incluían artículos que criticaban los organismos de salud, educación y justicia de Cuba.

Hernández González padece hipertensión, pérdida de peso, desnutrición, parásitos intestinales y diarrea crónica. Más recientemente, experimentó un crecimiento inexplicable de su nuez de Adán.

El 25 de febrero Hernández González fue devuelto a Kilo 7, una prisión sombría infectada de parásitos en Camagüey, en el sur de la isla.

Desde el 8 de enero pasó un mes y medio "inútil'' en el hospital de la Prisión del Combinado del Este de La Habana, según su esposa, Yarai Reyes Marín.

Repetidos intentos de contactar a las autoridades cubanas en Washington para obtener comentarios sobre la situación de González Hernández resultaron infructuosos.

En una entrevista telefónica el viernes desde Cuba, Reyes afirmó que la hospitalización de su marido lo había dejado más enfermo que cuando llegó.

"Normando pesaba 54 kilos cuando ingresó y 52 kilos cuando salió'', indicó Reyes mediante una intérprete, Anna Kushner, miembro del personal de PEN American Center, una organización de derechos humanos que se centra en escritores en peligro alrededor del mundo.

En Kilo 7, "su celda es conocida como la celda de los condenados''', indicó otra disidente cubana, Martha Beatriz Roque, en un mensaje de correo electrónico en mayo del año pasado. "Puedo asegurarle que las condiciones son infrahumanas. No cuenta con agua potable, no tiene iluminación y el calor es insoportable''.

Entonces, amplió, le daban de comer "dos cucharadas de arroz con gusanos, carne aguada, lentejas y una masa podrida, algo comúnmente conocido como vómito de perro''.

El lunes, Raúl Castro purgó su gabinete de dos ministros del régimen de su hermano Fidel y cambió los puestos de otros 10. Algunos observadores describieron el cambio como un indicio de que el nuevo gobernante está inconforme con el ritmo del cambio desde que asumió el poder. En el 2007, PEN otorgó a Hernández González la condecoración Libertad de Escribir PEN/Barbara Goldsmith para llamar la atención sobre su precaria salud y la dureza de su condena.

Otros disidentes cubanos han sido liberados desde entonces, en tanto Hernández González sigue encarcelado.

"Pienso que es porque insiste en su condición de prisionero político'', afirmó Reyes. "Se niega a subyugarse. Los prisioneros lo admiran, así que las autoridades penitenciarias lo odian todavía más''.

  Comments