Nation & World

Uno de cada cinco dueños de casa en la Florida está atrasado en sus pagos

Los serios problemas para pagar las hipotecas que afectan a miles de floridanos empeoraron notablemente en los últimos meses del 2008, y uno de cada cinco propietarios de casas se atrasaron en los pagos a sus viviendas o presentaron documentos de ejecución hipotecaria, la tasa de morosidad más alta de los 50 estados del país, reportó hoy un grupo de la industria que se especializa en analizar estos problemas.

En todo el país, un asombroso 48% de los dueños de casas que tienen una hipoteca de alto riesgo, y una hipoteca de tasa ajustable están atrasados en sus pagos o ya han solicitado ejecución hipotecaria, y eso no es lo peor de todo, según nuevos datos de la Asociación de Banqueros de Hipotecas.

Las irresponsables prácticas de préstamos en estados como la Florida, California y Nevada que fueron el epicentro de la crisis inmobiliaria no están impulsando en la actualidad la tasa de morosidad del país. En su lugar, la crisis de ejecución hipotecaria ahora está teniendo lugar en estados como Louisiana, New York, Georgia y Texas, donde la economía se está deteriorando a un ritmo alarmante y miles de personas están perdiendo sus empleos.

Un cifra récord de 5.4 millones de propietarfios norteamericanos con una hipoteca de cualquier tipo estaban porm lo menos un mes atrasados en sus pagos o en plena ejecución hipotecaria a finales del año pasado, lo que equivale a un 12 por ciento, reportó la asociación. Se trata de un aumento con relación al 2007, cuando fue de 8%.

Esa tendencia no hace sino destacar uno de los mayores retos que confronta el plan de alivio económico del gobierno de Obama que fue lanzado esta semana. Aunque el plan de $75,000 millones podría ayudar a cambiar los términos de los préstamos o refinanciar las hipotecas de nueve millones de dueños de viviendas, los propietarios sin empleo tendrán dificultades para calificar.

Hoy, el departamento del Trabajo dijo que las nuevas reclamaciones de desempleo alcanzaron la semana pasada la cifra de 639,000, un número más bajo de lo que se creía, pero todavía elevado.

  Comments