Nation & World

Legisladores se oponen a reducir sanciones a Cuba

Un proyecto de ley de gastos que debilita las sanciones contra Cuba recibió nuevos golpes el miércoles cuando el senador Mel Martínez sugirió que tiene una oportunidad de bloquearlo.

Entre los que Martínez, republicano por la Florida, planea persuadir están: su colega Bill Nelson, quien dijo que está listo para votar contra una moción para votar el proyecto a menos que se eliminen las cláusulas sobre Cuba.

El voto potencial de Nelson pudiera ser crítico para el proyecto de ley y salió a relucir cuando Martínez se alió con el senador Bob Menéndez, demócrata por New Jersey, para conseguir los votos necesarios para bloquear el proyecto de ley debido a los cambios propuestos a la política estadounidense sobre Cuba, como la eliminación de los fondos para hacer cumplir las restricciones de viajes.

Nelson dijo el miércoles que toma partido con el presidente Obama y apoya el alivio de las restricciones de viajes a Cuba pero le preocupa que el proyecto también elimina la exigencia de que Cuba pague la importación de productos antes que salgan de Estados Unidos.

Nelson, que presentó una enmienda para eliminar del proyecto de ley algunos de los cambios propuestos, sugirió que el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid, trabaja en una solución al asunto. Sin embargo, Reid ha dicho repetidamente que quiere que el Senado apruebe la misma versión que la Cámara para evitar demoras.

"Si lo logra, eso debe resolver el problema'', dijo Nelson refiriéndose a Reid. Nelson no dijo si se opone al proyecto de ley, que entre otras cosas incluye $183 millones para reimpulsar el plan de restauración de los Everglades. Pero dijo: "Mi inclinación es que . . . no no conseguimos cambiar las cláusulas sobre Cuba, yo votaría contra [una moción para considerar el proyecto de ley]''.

Un portavoz de Reid dijo que la postura del senador no ha cambiado desde el martes, cuando dijo que no estaba "muy entusiasmado'' con las cláusulas sobre Cuba pero que no eran "suficientes para eliminar el proyecto de ley''.

Menéndez ha sugerido que no es probable que apoye el proyecto de ley con las cláusulas sobre Cuba y otros dos demócratas dijeron el miércoles que se opondrían al proyecto de ley debido a su costo, que aumenta el gasto e incluye casi $8,000 millones en proyectos especiales de legisladores.

Martínez dijo que estaba listo para enfrentar a la oposición, lo mismo al costo del proyecto que a la redacción de las cláusulas sobre Cuba.

"Le haremos frente'', dijo Martínez. "Lo importante no es cómo llegamos aquí, sino que llegamos."

El proyecto de ley prohíbe al gobierno federal gastar dinero alguno para hacer cumplir las normas que impiden a los cubanoamericanos visitar la isla más de una vez cada tres años.

Pero el debilitamiento de las sanciones no es la única preocupación.

La medida contiene aumentos de presupuesto de un promedio de 8 por ciento para las entidades federales que cubre, mucho más que lo que durante el gobierno de George Bush. Pero los demócratas moderados no están contentos con el gasto adicional, especialmente después que muchas entidades recibieron enormes inyecciones de fondos de la recién aprobada ley de estímulo económico.

Los demócratas Evan Bayh, de Indiana, y Russ Feingold, de Wisconsin, anunciaron el miércoles que votarán contra el proyecto y exhortaron al presidente Obama a vetar la ley si el proyecto se aprueba más adelante esta semana.

La Casa Blanca ha indicado que Obama firmará el proyecto aunque tiene más de 8,000 proyectos especiales de legisladores, diciendo que el plan de gastos es del año pasado.

"El debate no es sólo sobre lo que quedó por hacer el año pasado, sino la primera señal de cómo daremos forma a nuestro futuro fiscal'', escribió Bayh en una columna de opinión en el la edición del Wall Street Journal.

"Votaré en contra'', dijo Feingold. "El Presidente debe vetarlo''.

Pero el proyecto de ley de gastos de $410,000 millones también mantiene en operaciones al gobierno federales hasta octubre y los líderes demócratas del Senado están ansiosos por evitar una afectación a las operaciones federales.

  Comments