Nation & World

‘Favoritos' de Fidel Castro pierden cargos

Anunciando "una estructura más compacta y funcional, con menor número de organismos y mejor distribución de funciones'', Raúl Castro realizó el lunes la mayor movida estratégica de su mandato y tomó decisiones cuya trascendencia no debe subestimarse.

"Favoritos'' de Fidel Castro fueron "liberados'' de sus cargos, primera etapa del plan payama: una próxima asignación de funciones no tiene fecha fija ni pronóstico: el canciller Felipe Pérez Roque, después de un año exitoso, en lo que podría ser imprescindible para nuevos enfoques en política exterior (léase Estados Unidos); Carlos Lage como secretario del Consejo de Ministros, con comentario de que tal cargo no es "instancia con facultades de decisión en materia gubernamental, ni se le atribuye protagonismo alguno en la dirección del gobierno''.

También el vicepresidente para la Batalla de Ideas, Otto Rivero, quien hace mucho no tenía absolutamente nada que hacer; el vicepresidente y ministro de Economía, José Luis Rodríguez, creador de una economía virtual y estadísticas donde todo era maravilloso. Y José Miyar Barrueco, de los más cercanos al Comandante, será ministro de Ciencia y Tecnología y no secretario del Consejo de Estado, cargo que tampoco será "instancia con facultades de decisión en el ámbito estatal, ni desempeña protagonismo alguno en la dirección del Estado''.

Los cargos creados por Fidel Castro para Lage y "Chomy'' Miyar perdieron protagonismo ejecutivo: dos asistentes estarán en función de apoyo a decisiones ejecutivas, ninguna "suerte de primer ministro''. El secretario del Consejo de Ministros será el jefe de secretaría del ministro de las FAR, general José Amado Ricardo Guerra, y del Consejo de Estado el diputado Homero Acosta Alvarez. Es significativo que la designación de éste sea "de modo interino, sujeto a la ratificación por la Asamblea Nacional del Poder Popular en el próximo período ordinario de sesiones'', en aparente respeto a la institucionalidad que no caracterizaba a Fidel Castro.

Solamente un general se incorpora al gobierno: Salvador Pardo Cruz, director general de la Unión de Industria Militar, designado ministro de la Industria Sideromecánica, actividad afín con su anterior responsabilidad.

Dos miembros del Secretariado pasaron al gobierno: María del Carmen Concepción al nuevo Ministerio de la Industria Alimenticia, que incluye la Pesca; y Lina Pedraza, ministra de Finanzas y Precios: Raúl Castro busca más operatividad ejecutiva en un ministro que en un miembro del Secretariado; hace dos años lo hizo al nombrar ministro de Transporte a Jorge Luis Sierra Cruz, quien pertenecía al Secretariado.

Se fusionaron cuatro ministerios en dos: Comercio Exterior e Inversión Extranjera y Colaboración Económica, además de la Industria Alimenticia e Industria Pesquera. Un ministro fue promovido a vicepresidente del Consejo de Ministros y tres viceministros a ministros. Ampliando continuamente su poder, el comandante Ramiro Valdés queda encargado de la coordinación y control de las actividades de inversión.

Esto no es necesariamente el inicio de reformas económicas, pero sí la afirmación del estilo raulista y la separación definitiva de los talibanes. Raúl Castro consolida su poder. El Comandante será cada vez más simbólico, escribirá "reflexiones'' y quizás, como dice Hugo Chávez, caminará por las calles de La Habana, pero ya no por las avenidas del gobierno que una vez fue todo suyo.

Eugenio Yanez es un ex militar cubano, editor de Cubanálisis.

  Comments