Nation & World

'La Princesa' de la DEA se identificó en pleitos legales

El verdadero nombre de 'La Princesa', una osada informante de la DEA que ha demandado a este organismo por una suma millonaria, se ha convertido en un acertijo nacional en Colombia, pero ahora han surgido algunos indicios que podrían facilitar su identificación.

La Princesa demandó en 1997 al gobierno de Estados Unidos usando un nombre real y se identificó con otros apellidos en otros pleitos legales.

En una larga entrevista con la emisora colombiana La W , la Princesa explicó que la razón por la que no quiere revelar su identidad es para evitarle una situación incómoda a su familia, pero aseguró que no tiene amenazas contra su vida .

Su abogado no respondió llamadas que le hizo El Nuevo Herald para consultar la publicación del nombre de la mujer ya que se trata de documentos públicos.

Un oyente de la emisora llamó a El Nuevo Herald e identificó a la mujer con su nombre, el cual coincide con el que aparece en la demanda de 1997 y en los demás archivos.

"La recuerdo como una mujer atractiva, muy conversadora", dijo la fuente que compartía con ella la misa dominical en una iglesia cristiana de Pompano Beach.

Bajo el nombre conocido por El Nuevo Herald, La Princesa entabló una demanda en 1997 en el Distrito de Columbia (Washington) por violación de derechos civiles contra funcionarios del Departamento de Justicia y agentes del FBI y de la DEA.

Entre los demandados se encuentra el agente Joseph Salvemini, quien supervisaba el trabajo de La Princesa. Selvemini aparece profusamente citado en fallo de la Corte de Reclamaciones Federales que dio a conocer el martes The Miami Herald.

Según el fallo la DEA no le dio protección a la confidente, quien fue identificada como SGS-92-X003 cuando la enviaron a Colombia en 1995 durante el apogeo de la brutal guerra antidrogas de ese país. La Princesa fue secuestrada.

Otra coincidencia es que La Princesa aparece en otros registros y documentos judiciales junto a un hombre de apellido Smith. Durante la entrevista con La W, La Princesa dijo que el apellido de su ex esposo es Smith, un norteamericano que cayó en una redada antinarcóticos y fue puesto preso en Estados Unidos.

En los registros figura con 57 años y como residente del Condado de Palm Beach.

En otros documentos La Princesa se identifica con el mismo nombre pero con diferentes apellidos, uno de ellos hispano y el otro extranjero.

En un principio el diario El Tiempo de Bogotá especuló que La Princesa podría ser Rodolfo Ospina Baraya, quien habría utilizado el apodo femenino para sus operaciones encubiertas. El diario asoció a Ospina con La Princesa dado que la mujer declaró que era nieta de un presidente de Colombia. Ospina Baraya, quien estuvo bajo protección de la DEA, es nieto del presidente Mariano Ospina Pérez.

El apellido usado por La Princesa en los documentos de cortes civiles y de quiebra consultados por El Nuevo Herald no es Ospina, pero sí coincide con el de un presidente conservador de Colombia.

  Comments