Nation & World

Obama traza nuevo rumbo al país con presupuesto millonario

Con su primera propuesta de presupuesto, el presidente Barack Obama intentó el jueves ponerle su sello a la próxima década con una agenda radicalmente diferente que traza un curso nuevo a la nación. La visión reflejada en el plan de $3.55 billones incluye cuidado médico universal, amplias reducciones de impuestos y ayuda para los trabajadores y la clase media, mayor regulación de los negocios y un plan agresivo para limitar las emisiones que causan el calentamiento global.

En otro giro dramático de los últimos ocho años bajo el presidente George W. Bush, Obama propuso una transferencia masiva de la carga impositiva en el país, alegando que los contribuyentes más ricos y los negocios que se beneficiaron injustamente en años recientes deben pagar más para ayudar a aquéllos que están perdiendo terreno al final de la escalera económica. Obama aumentaría los impuestos a los ricos --aquéllos con ingresos familiares de más de $250,000-- en $955,000 millones durante un período de 10 años, al tiempo que bajaría los de otras familias en $770,000 millones.

Obama también señaló un cambio de rumbo en la manera en que Estados Unidos proyecta su poder, al abogar por expandir la agencia que envía a diplomáticos poro todo el mundo y duplicar la ayuda exterior a otros países. Su plan de gasto anticipa la retirada gradual de Iraq al tiempo que prevé el envío de más soldados a Afganistán.

"Ha llegado el momento de abrirle paso a una nueva era'', dijo el Presidente en su propuesta.

"No pienso que podemos continuar con el rumbro actual'', agregó en la Casa Blanca. "Estoy determinado a ejecutar los cambios por los que la gente votó en noviembre pasado. Y eso significa cortar lo que no necesitamos para pagar por lo que sí necesitamos''.

La propuesta de 134 páginas de Obama apenas recoge una visión general de lo que quiere. Sus propuestas más detalladas para el año fiscal que empieza el 1 de octubre y los siguientes nueve años las dará a conocer en abril.

La propuesta del jueves llenó de júbilo a los demócratas, alarmó a los republicanos e hizo coincidir a los analistas en que la era de Obama había comenzado.

"¡Qué día más emocionante para nosotros'', dijo la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi, demócrata por California.

"La era del gran gobierno ha regresado y los demócratas le están pidiendo a usted que lo financie'', replicó el líder de la minoría de la Cámara John Boehner, republicano por Ohio.

La era del gran gobierno realmente nunca se fue: el gasto y la deuda crecieron bajo un gobierno republicano del 2001 al 2007. El jueves había poca duda, sin embargo, de que el papel de ese gobierno va a cambiar.

"Este presupuesto señala algunos cambios grandes'' dijo Stan Collender, veterano analista de presupuestos de Washington.

"Este es un gobierno que se está involucrando en todo, desde concesionarios de autos a lavanderías. Todo eso implica un cambio sustancial en la actividad del gobierno. Luego está el plan de atención médica, que por sí mismo sería un cambio sustancial en el papel del gobierno... Lo que no sabemos es cuán permanentes serán estos cambios, particularmente debido a sus planes de reducción del déficit dentro de uno o dos años''.

Obama dijo el jueves que el déficit para el actual año fiscal --que comenzó el 1 de octubre pasado, antes de que él asumiera la presidencia-- alcanzaría los $1.75 billones. Eso equivaldría al 12.3 por ciento de la economía, el mayor déficit desde que llegó al 21.5 por ciento del producto bruto nacional en 1945, el último año de la Segunda Guerra Mundial.

Obama subrayó que parte del colosal déficit proviene de la recesión y los esfuerzos por superarla, incluiyendo $700,000 millones asignados el otoño pasado a apuntalar los bancos. Agregó que podría necesitar otros $250,000 millones para rescatar a los bancos, pero no lo incluyó en su propuesta del jueves.

Obama también propuso gastar $634,000 millones en los próximos 10 años como "pago inicial'' de la reforma de la atención médica, incluyendo la expansión de la cobertura de seguro a los 46 millones de estadounidenses que no la tienen.

Eso lo financiaría aumentando los impuestos de los estadounidenses de altos ingresos, específicamente los que ganan más de $250,000 al año, y recortándole los pagos del gobierno a algunos proveedores de salud, tales como compañías privadas que administran los planes Medicare Advantage, así como a fabricantes de medicamentos.

Los incrementos de impuestos para financiar el sistema de salud se lograrían limitando más las deducciones para los contribuyentes con ganancias altas, un plan que recaudaría $318 millones en el transcurso de 10 años.

Estos no son los únicos cambios en los impuestos que contempla el presupuesto.

Obama también dijo que incrementaría los impuestos en el mismo grupo de contribuyentes al dejar que expiren al final del 2010 las reducciones para los escalafones más altos de impuestos, que introdujo Bush. Ello recaudaría $339, 000 millones en nueve años.

En el otro lado de las decisiones sobre los impuestos, Obama propuso hacer permanente el crédito impositivo de $400 por individuo y $800 por familia que ya está en el reciente paquete de estímulo. Si se extiende ese crédito, que está encaminado a compensar los impuestos al Seguro Social y Medicare, costaría $537 millones en el transcurso de nueve años.

Obama también propuso usar lo que se llama "impuesto al carbón'', no sólo para regular las emisiones de dióxido de carbono, sino también para financiar los recortes de impuestos de aquellos que ganan menos de $140,000.

El Presidente dijo que los "ingresos por el clima'' harán un total de $646, 000 millones en ocho años, comenzando en el año fiscal 2012. De esa cantidad, $120, 000 millones se usarán para desarrollar "tecnología limpia'' y $526,000 millones en créditos y recortes impositivos.

Sin embargo, el beneficio máximo para los contribuyentes no estaba claro. Boehner y otros republicanos dijeron que los negocios que emiten dióxido de carbono incrementarían sus precios para recuperar los impuestos y las tarifas que le han tenido que pagar al gobierno. Dijeron que eso eliminaría el beneficio de la reducción impositiva.

"No se le está dando una reducción de impuestos al 95 por ciento de la gente con este plan'', dijo Boehner. "Se están incrementando los precios energéticos''.

Obama dijo que va a aumentar el tamaño de los Servicios Diplomáticos significativamente y que duplicará la ayuda al exterior hasta llegar a $50,000 millones al año. También propuso un incremento de los beneficios y la ayuda para la salud de los veteranos. El año próximo se aumentará el pago a los uniformados en un 2.9 por ciento y para el resto de la fuerza de trabajo federal en un 2 por ciento.

Otra área de crecimiento: la regulación de los negocios. Obama propuso un aumento de 13 por ciento en el presupuesto de la Comisión de Bolsa y Valores y en un 44 por ciento para la Comisión de Negociación a Futuro de Bienes Básicos.

dlightman@mcclatchydc.com

  Comments