Nation & World

Renegociar un préstamo puede salir caro

Ferdinand Bristol, dueño de una pequeña empresa de reparación de casas, perdió la mayor parte de su negocio durante la crisis inmobiliaria, y ahora teme perder su casa en Dewey Street en Hollywood.

Después de ver un anuncio por televisión, Bristol se pudo en contacto con la empresa Outreach Housing, que lo inscribió en un plan que redujo el pago mensual de su hipoteca en casi $500.

Lo que Bristol no sabía era que su dinero no iría a su banco. Atrasado en los pagos, sin dinero y asustado, teme que cualquier día tenga que irse de su casa.

Aunque las firmas legítimas pueden realmente ayudar a los bancos prestamistas a sortear el escabroso proceso de reestructuración de préstamos, los defensores de los dueños de casas y las autoridades normativas de la Florida sospechan que un gran número de los negocios que ofrecen ayudar a los consumidores a modificar sus hipotecas son fraudulentos.

Algunos incluso temen que el plan de $75,000 millones que el presidente Barack Obama anunció la semana pasada para subsidiar los nuevos térmimos de préstamos para millones de estadounidenses atraiga a más delincuentes.

En las últimas dos semanas, la Fiscalía de la Florida ha presentado 108 quejas de posibles víctimas de estafas de falsos rescates de embargo hipotecario. La Fiscalía ha demandado a 12 compañías, entre ellas Outreach Housing, con sede en Margate.

A principios de febrero, un juez del Condado Broward ordenó el cierre de Outreach luego de demandas de la Fiscalía General y de la Oficina de Regulación Financiera donde se afirma que la compañía aceptaba el dinero de los clientes pero no hacía nada para evitar que perdieran sus casas.

Blair Wright, dueño de Outreach Housing, dijo que las acusaciones eran falsas y que su firma trabajaba legítimamente para ayudar a los propietarios.

Las firmas de modificación de préstamos ofrecen, por un pago adelantado o depósito mensual, negociar con los bancos a nombre de los clientes para salvarles las casas. La oferta afirma que hay miles de millones disponibles de dólares para sacar del apuro a los atribulados propietarios, y que los bancos están ansiosos por evitar los embargos hipotecarios.

En los peores casos, las firmas no hacen nada y se embolsan el dinero. Otras hacen un intento honesto pero infructuoso por ayudar, pero luego se niegan a devolverle el dinero a los clientes. De cualquier modo, los propietarios pierden miles de dólares que hubieran podido pagarles a los bancos que les han prestado el dinero.

Steve Dibert, que examina las hipotecas morosas en busca de indicios de fraude por parte del corredor o del banco, dijo que el número de empresas ilegítimas se ha multiplicado a medida que ha empeorado la crisis inmobiliaria. Su proyecto, llamado MFI-Mod Squad, es una especie de oficina de compensación para las quejas.

La mayoría de las personas que entran a trabajar en este negocio son antiguos corredores de hipotecas y agentes de bienes raíces, explicó.

"Muchas de estas personas piensan que será un dinero fácil de obtener, hasta que se percatan de que no lo es'', dijo Dibert. "No es tan fácil como suscribir un préstamo o vender un condominio de $250,000 en South Beach. Toma tiempo y hay que conocer la industria''.

Las firmas legítimas de servicios pueden ayudar realmente a los propietarios que están empantanados en un proceso molesto, dijo Avi Shenkar, presidente de GMA Modification en North Miami Beach. Los clientes con frecuencia se meten en problemas al reunir los documentos que se necesitan para modificar un préstamo o no obtienen los resultados esperados. Las agencias sin fines de lucro y gubernamentales tienen largas listas de espera para hablar con un consejero, dijo Shenkar.

El estado está actuando para proteger a los consumidores a través de un proyecto de ley que los legisladores discutirán el mes próximo.

El mandato en contra de Outreach llegó demasiado tarde para Bristol, que le pagó más de $8,000 a Outreach y a los abogados asociados con la firma. En la actualidad, Bristol tiene su casa en embargo hipotecario, y está más inseguro que nunca sobre su futuro. Ya ha agotado sus opciones y se ha quedado sin el trabajo que hacía. Es testigo en el caso de la Fiscalía contra Outreach.

En su demanda, el estado estima que más de 600 personas le pagaron a Outreach para que modificara sus préstamos y los defendiera en el proceso de embargo.

De igual modo, la Fiscalía alega que la compañía les dijo a los clientes que ignoraran a los bancos y pagaran directamente a Outreach. La demanda busca dinero para los clientes y penalidades civiles bajo la ley de prácticas comerciales engañosas e injustas.

Wright, dueño de Outreach Housing, culpó a un abogado que trabajaba con la firma y que manejó indebidamente los casos de cientos de clientes.

Igualmente Wright dijo que Outreach devolvió miles de dólares a los clientes. De acuerdo con una transcripción de la corte, Glen Waldman, abogado de la compañía, le dijo a un juez que Outreach había devuelto más de $611,000 a clientes y había tratado de referirlos a otras firmas de consejería legal.

Sin embargo, Wright reconoció en una entrevista que tal vez su firma no pudo localizar a algunas personas. Bristol y otras personas entrevistadas dijeron que no recibieron reembolsos.

Wright, por su parte, ha demandado a la abogada involucrada en el problema, Kirsten Franklin, y a The Real Estate Law Group, que desde entonces se ha disuelto. Franklin no quiso hacer comentarios al respecto.

La Asociación de Abogados de la Florida recibió una queja en contra de Franklin y su trabajo para Outreach que está "pendiente'', dijo Arlene Sankel, jefa disciplinaria de la asociación en Miami.

Wright dijo que su firma halló una forma de abreviar la redacción de los documentos y presentar quejas federales, ya que muchos bancos y corredores de hipotecas no siguieron las reglas básicas en el momento de hacer los préstamos inmobiliarios. En ocasiones, dijo Wright, para resolver los casos, los bancos ofrecían mejores préstamos.

Consejos si necesita renegociar

Si está pensando en contratar una compañía que lo ayude a negociar los términos de su préstamo, aquí tiene algunos consejos:

* Contacte primero a su prestamista. No hay nada que una compañía de modificación de préstamos haga que no puede hacer usted mismo, con la excepción quizá de defenderlo en una corte.

* Considere una compañía sin fines de lucro, que tienden a cobrar menos.

* Descarte las compañías que le recomienden dejar de pagarle a su prestamista, ya que eso es ilegal.

* Evite la compañías que ofrecen garantías o que piden pagos por adelantado sin revisar su documentación.

* Asegúrese de que la compañía tiene una política de reembolso.

* Verifique las referencias de la compañía y pídales historias de éxito.

* Nunca firme cediendo el título de propiedad a alguien que no conozca.

mhatcher@MiamiHerald.com

  Comments