Nation & World

Raúl Castro refuerza su poder con hombres de confianza

El gobernante cubano Raúl Castro dio un sólido paso hacia la centralización del poder con la designación de tres figuras de alto rango político como vicepresidentes del Consejo de Ministros, el máximo órgano administrativo del país.

El nombramiento anunciado la noche del jueves en una Nota Oficial del Consejo de Estado, llevó a la vicepresidencia gubernamental a dos dirigentes históricos del proceso revolucionario, el Comandante Ramiro Valdés Menéndez y el general Ulises Rosales del Toro, y a un representante de las generaciones más jóvenes, Jorge Luis Sierra Cruz, todos miembros de la cúpula del Partido Comunista (PCC) y al frente de carteras ministeriales de significación estratégica.

El comunicado indicó que la promoción se produce en correspondencia "con el objetivo de distribuir de un modo más efectivo entre los miembros del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros la atención, el control y la coordinación de los organismos de la Administración Central del Estado''.

Los tres nuevos vicepresidentes son hombres de máxima confiabilidad política --integrantes del Buró Político-- y han tenido un ascenso vertiginoso en la estructura de poder desde que Raúl Castro tomó las riendas del poder en Cuba, en julio del 2006, tras la enfermedad del entonces gobernante Fidel Castro.

Valdés, de 77 años, fue nombrado al frente del Ministerio de Informática y Comunicaciones en septiembre del 2006, marcando el primer cambio del gobierno provisional de Raúl Castro. En abril del pasado año fue reinstalado en el Buró Político, la cima partidista de la que fue apartado en 1986.

Rosales del Toro, de 66 años, un militar de larga ejecutoria bajo la tutela de Raúl Castro, tuvo en los últimos años la difícil responsabilidad de Ministro del Azúcar, pero a partir de noviembre fue designado para dirigir el Ministerio de Agricultura.

En el caso del delfín Sierra, se trata de un ingeniero mecánico de 47 años, quien fue nombrado como Ministro de Transporte en octubre del 2006. Destacado como cuadro de la Juventud Comunista (UJC) desde 1987, fue primer secretario del PCC en la provincia de Holguín desde 1994 y califica entre los dirigentes jóvenes más respetados tras los avances logrados en poco tiempo en el crítico sector del transporte.

Sin embargo, los nombramientos parecen responder más a un fortalecimiento del mando centralizado que al proceso de restructuración gubernamental anunciado por Raúl Castro durante su discurso de asunción de la presidencia del Consejo de Estado un año atrás.

Y responden a la clara tendencia del gobierno conformado oficialmente el 24 de febrero del pasado año, caracterizado por una mayor presencia de jerarcas militares y figuras de "legitimidad histórica''. Luego de varios ajustes y movimientos, suman ocho generales en la élite de poder.

"Estos nombramientos confirman que los cambios estructurales prometidos por Raúl Castro hace un año están indefinidamente aplazados'', comentó anoche Alcibíades Hidalgo, ex funcionario del gobierno cubano que desertó en el 2002.

Hidalgo consideró que la maniobra apunta a "colocar miembros del Buró Político en cargos estatales de máxima importancia, cerrando la cúpula gubernamental y practicando el mismo estilo de dirigir el país que ha prevalecido por los últimos 50 años''.

Tras prometer una reducción en los organismos del Estado para "hacer más eficiente la gestión'' del gobierno y buscar "una estructura más compacta y funcional'', Raúl Castro pidió más tiempo en diciembre para hacer la reforma administrativa.

Hasta el momento, Raúl Castro ha promovido 11 cambios ministeriales desde que tomó el poder, cuatro de ellos durante su etapa de gobernante interino.

A finales del pasado año, otro de sus hombres cercanos, el ministro de Gobierno, Ricardo Cabrisas, de 71 años, fue nombrado también vicepresidente del Consejo de Ministros.

Los nuevos nombramientos de esta semana no parecen tampoco desligados del hecho que tres dirigentes aún formalmente con el cargo de vicepresidente en el Consejo de Ministros, están retirados de sus funciones: los históricos Pedro Miret Prieto, de 82 años, y Osmany Cienfuegos Gorriarán, de 78 años, alejados de la vida política por motivos de enfermedad, y Otto Rivero, de 40 años, el titulado ministro de la Batalla de Ideas, que fue separado del Consejo de Estado en medio de rumores de corrupción y malversación de fondos.

En el caso de Rivero se ha vinculado también extraoficialmente al ex asistente personal de Fidel Castro, Carlos Valenciaga, quien fue separado de sus responsabilidades y enviado como funcionario de la Biblioteca Nacional José Martí en La Habana, aunque los medios oficiales no han hecho ninguna referencia a su destitución.

  Comments