Nation & World

Universidad de Miami anuncia severos recortes

La Universidad de Miami tiene planes de reducir el presupuesto, congelar los salarios y posiblemente las contribuciones al plan de retiro en medio de una crisis económica que sigue cuesta abajo.

Aunque no se esperan despidos en masa, se ha pedido a los profesores de las 12 escuelas y facultades de UM que presenten propuestas para reducir su presupuesto entre 5 y 10 por ciento para el próximo año fiscal, que comienza el primero de junio, según la portavoz de UM, Jacqueline Menéndez.

"Estamos estudiando todas las las opciones para que nuestros empleados sufran lo menos posible'', Menéndez.

La universidad privada de Coral Gables tiene 15,000 alumnos y es uno de los empleadores más importantes del sur de la Florida, con 13,000 profesores y personas educativo. En los últimos años UM ha crecido constantemente, sobre todo con la llegada de destacados profesores a su Facultad de Medicina y la compra del Centro Médico Cedars.

Pero mientras las preocupaciones económicas llegan a los recintos, los ingresos han bajado, lo que obliga a UM a equilibrar el presupuesto.

La recaudación de fondos, que genera el 7.7 por ciento del presupuesto de $1,900 millones de UM, ha bajado 6 por ciento desde el primero de junio en relación con el año anterior, dijo Menéndez. Y la dotación de la universidad --$736 millones a finales del año fiscal 2008, alrededor del 2 por ciento del presupuesto-- ha perdido 25 por ciento desde el primero de junio debido a la baja en la bolsa de valores.

Los servicios a pacientes en el Hospital de la Universidad de Miami, el Jackson Memorial Hospital, las clínicas de UM y los consultorios médicos afiliados al centro en todo el sur de la Florida generan la mayor parte de los ingresos, 41.4 por ciento. Los ingresos por concepto de servicios a pacientes y hospitalarios han subido, dijo Menéndez, pero no tanto como se había previsto.

La compra de Cedars en $260 millones a fines del 2007 aumentó la deuda de la universidad en más del 50 por ciento. La compra y las renovaciones se están financiando con una línea de crédito bancario de $325 millones.

Para fomentar los ingresos, UM aumentará la matrícula en 3.9 por ciento en el otoño del 2009. La matrícula ya había aumentado 5.5 por ciento, a $34,834 en el presente año escolar, dijo Menéndez.

Para reducir los gastos, la congelación de salarios es "casi definitiva'', mientras que suspender la contribución al retiro "se estudia'', dijo Menéndez.

Donna Shalala, presidenta de la UM, describió el empeoramiento de las finanzas de la universidad a los empleados en una carta publicada en la página electrónica de la institución.

"En los últimos años la universidad se invertido vigorosamente, y aunque esas inversiones estratégicas rendirán fruto a largo plazo, por el momento el crecimiento será más lento y debemos hacer nuestro enfoque más estrecho'', escribió Shalala.

"Estas inversiones, junto al declive del mercado, han impactado negativamente las reservas de efectivo en momentos en que el acceso a los mercados de crédito es limitado. Por lo tanto, tenemos que arreglárnosla con el efectivo que tenemos a mano, lo que significa prestar mucha atención a los gastos y considerar todas las opciones para reducir sustancialmente los gastos en toda la universidad''.

Los profesores se están reuniendo para decidir cómo responder, según memorandos.

UM ya implementó la congelación de todas las plazas a principios de diciembre y se espera que algunas plazas ya ocupadas se eliminen, dijo Menéndez.

Shalala dijo que la universidad ha implementado programas para reducir los gastos en viajes, mantenimiento, insumos de oficina, impresión, correspondencia, equipos, entretenimiento y eventos especiales.

Y el presupuesto de mejoras capitales se ha congelado. Shalala dijo que la universidad ha decidido posponer algunos proyectos importantes, como el Centro de Actividades Estudiantiles, el Centro Miguel B. Fernández Family de Empresas, la ampliación del gimnasio, la instalación de servicios ambulatorios y la ampliación del Centro Sylvester de Oncología.

Otras universidades enfrentan crisis similares.

Las 11 universidades públicas de la Florida esperan una reducción de presupuesto de $97 millones este año.

"Nos preocupa mucho más el curso escolar 2009-2010'', dijo el vicepresidente de Finanzas de la Universidad Atlántica de la Florida (FAU), Ken Jessell, que espera una reducción de $7 millones en el presupuesto de este año. "No sobra nada''.

En UM se podría poner a punto un plan durante las próximas semanas, dijo Menéndez.

"Estamos estudiando las operaciones y buscando una manera de reestructurarlas de modo que no tengamos que despedir a nadie'', dijo. "Estamos en la fase de investigación''.

icordle@MiamiHerald.com

  Comments