Nation & World

Jóvenes cubanos dan jaque mate en campeonato estatal

Daniel Hernández confiesa que cuando llegó a Estados Unidos tenía casi seis meses sin ver un tablero de ajedrez. Más en broma que otra cosa admite que ni se acordaba del errático movimiento del caballo.

Dos meses después, en el campeonato estatal estudiantil de Florida, sus rivales lamentaban que Hernández, un cubano de 16 años, evocara con precisión las partidas que llegó a realizar con el gran maestro Leinier Domínguez en su nativo Güines.

Hernández es uno de los integrantes del Dream Team del equipo de ajedrez de la Mater Academy de Hialeah que fulminó a las otras escuelas del estado en el campeonato de Florida que se llevó a cabo el pasado fin de semana.

"Fue bastante fácil. Fuimos muy superiores'', asegura sin que en su voz aparezca un rastro de prepotencia.

Y es que Hernández, al igual que sus compañeros de equipo Karel González y Emmanuel Iglesias, tuvieron una preparación absolutamente diferente a la de cualquier joven estudiante de Estados Unidos.

Ellos son jóvenes cubanos forjados desde niños para dirimir complicadas batallas matemáticas y de raciocinio en un tablero de 62 cuadros en blanco y negro.

"Nuestra preparación es muy diferente. Pasábamos horas allá en Cuba estudiando ajedrez. Allá no había videojuegos ni ningún tipo de distracción'', evoca Iglesias, de 15 años, y quien llegó en el 2007 a Miami.

Las extensas horas de preparación los llevaron a diversos torneos en Cuba, en donde salieron airosos en eventos provinciales y nacionales.

González, de hecho, llegó a coronarse en La Habana y concluyó segundo en todo el país, permitiéndole incluso convertirse en maestro nacional.

"Clasifiqué al próximo mundial que me tocaba que era entre el 2004 y 2005. Pero nos dijeron un buen día que no iríamos, que no había dinero'', asegura González, un habanero cuyo buen rendimiento en los dos años que lleva en la Mater Academy le permitió obtener una beca para estudiar en el Miami-Dade College.

Pero González, la principal estrella del ajedrez de su escuela y quien concluyó en el primer lugar en la competencia individual del campeonato estatal, no pierde la esperanza de cumplir con el sueño que fraguó de niño en la capital cubana.

"Al menos acá si sigo teniendo un buen rendimiento sé que puedo ir al Mundial. Aquí sí se puede'', manifiesta.

La próxima parada en camino a su objetivo está en Nashville, Tennessee, en donde se llevará a cabo en abril el Super Nacional estudiantil, y en el cual buscará el primer lugar individual.

"Voy con ese objetivo, a ganarlo'', advierte González, una ilusión que comparten también Hernández e Iglesias.

"Tenemos un nivel muy parecido. Cualquiera de nosotros tiene chance de hacerlo'', añade Hernández.

Para Ricardo Bigorra, coach del equipo de ajedrez y cuya experiencia incluye la enseñanza de la especialidad en la Universidad de La Habana, no sólo el trío cubano propulsa la opción de la escuela de concluir entre las mejores del país.

"Hay otros elementos a tomar en cuenta. El programa de ajedrez de la escuela ha sido un éxito y ahora tenemos casi 20 muchachos que todos los días vienen a tomar clases y a jugar'', sostiene Bigorra.

El programa, que incluye muchachos de high school como de middle school, está integrado en su casi totalidad por jugadores latinos. "Y se pudiera decir que casi todos ellos son de origen cubano'', informa Bigorra.

Entre ese grupo también está Alexis Herrera, quien, de acuerdo a Bigorra, ha sido el jugador que más progresos ha mostrado, y por ello también viajará a Tennessee.

"Ha aprendido mucho desde que está en el club de ajedrez y por ello es que fue nombrado como el capitán del equipo'', apunta Bigorra, quien asegura que a medida que se acerque la fecha para el campeonato nacional intensificará la preparación con el objetivo de consolidar su programa en la élite del país.

"Vamos con el objetivo de que la Mater Academy finalice entre los cinco primeros'', advierte Bigorra.

Y González, Iglesias y Hernández tendrán la última palabra.

  Comments