Nation & World

Reina el caos en votación para el estadio de los Marlins

Una votación sobre el plan de construir otro estadio en Miami terminó en caos el viernes por la tarde cuando comisionado Marc Sarnoff, de la Ciudad de Miami, exigió modificaciones significativas en la medida a cambio de su respaldo.

Esas modificaciones incluyen hacer al equipo parcialmente responsable por costos excesivos en el proyectado garaje de estacionamiento del estadio y mayores beneficios financieros para los gobiernos del municipio y del condado en cuanto a derechos de asignarle un nombre al estadio y a ganancias de alguna posible venta del equipo.

Sin el respaldo de Sarnoff y con Michelle Spence-Jones ausente, se suscitó un impase con un voto de 2 a 2, que por el momento eliminaría un acuerdo.

Después de que Sarnoff solicitó los cambios, los comisionados tomaron un abrupto receso.

Joe Sánchez, que preside la comisión de la Ciudad de Miami, dijo a los reporteros que las modificaciones propuestas dejaron el plan del estadio "en agonía''. Pronosticó que los Marlins no van a aceptar esos cambios de última hora.

Los representantes del equipo desaparecieron rápidamente de las cámaras para reunirse con funcionarios electos.

Cuando éstos regresaron al podio, hubo más caos y otro receso.

David Samson, presidente de los Marlins, dijo que éstos discutirían para la posible aceptación de una de las tres concesiones estipuladas por Sarnoff: Que el equipo compartiera cualquier exceso de gastos por encima de el estacionamiento de $94 millones planeado en el sitio.

Dijo que el equipo no iba a aceptar eso, sino que aceptaría cualquier cosa que la ciudad pueda construir por los $94 millones.

Las otras concesiones, de que la ciudad y el condado reciban participación proporcional en los derechos de nombrar el estado y en la venta del equipo, amenazan con arruinar las negociaciones completamente.

Samson, de los Marlins,dijo que el equipo no va a aceptar esos cambios, a menos que se sienten a revisar el asunto enteramente de nuevo.

"Habría que reexaminar todas y cada una de las cláusulas, el acuerdo entero'', dijo Samson.

"Lo alarmante es que estoy horrorizado de cómo se ha manejado esto'', dijo sánchez, que criticó a Sarnoff por intentar que se le hagan modificaciones al trato el mismo día de la votación.

Sarnoff dijo que él no ha captado un panorama total de todos los varios tentáculos financieros del proyecto.

"No voy a excusarme ni a mí mismo ni a nadie más presente por haber expresado objeciones a un trato de $1,800 millones'', dijo Sarnoff, refiriéndose a lo que costaría saldar un financiamiento con bonos del condado para la construcción del estadio.

Entonces los comisionados tomaron otro receso.

En el ayuntamiento del Condado había mucha confusión según se fueron desarrollando las cosas. Luego de que los comisionados municipales tomaron su segundo receso, gente que había venido en grandes números para hablar ante la Comisión del Condado empezaron a irse.

El comisionado de Miami-Dade Joe Martínez dijo: "¿Quizá la ciudad cambie los términos, y entonces nosotros tendremos cinco minutos para revisarlos?

"La mayor parte del público ya se ha ido. Ya no debe haber una reunión aquí hoy, y yo no voy a participar si la hay'', continuó diciendo Martínez.

Anteriormente ese mismo día, en Miami, el alcalde Manny díaz se refirió al estadio como parte importante del "plano'' para que Miami pueda seguir siendo una ciudad competitiva de relieve mundial en las décadas próximas.

Díaz ubicó al estadio en la misma categoría que las inversiones públicas en espacio de parques y centros de artes escénicas.

La mayor parte de los costos del estadio los asumiría el público. Pero Díaz blandió como argumento que la contribución principalmente será en forma de impuesto de alojamiento en hoteles, que frecuentemente los turistas son quienes pagan.

Díaz dijo que el estadio es una inversión local de $600 millones "usando dinero de otros''.

Y la inversión no puede llegar en un momento más oportuno, según él. Díaz dice que con la economía en la situación en que está, el gobierno tiene la responsabilidad de crear empleos, y la construcción del estadio crearía unos 2,000 empleos, con cientos de trabajos nuevos y permanentes una vez que esté terminado.

El alcalde también dijo que se sentía "ofendido'' por la mención de que el tipo de trabajos que un estadio produce son empleos de bajo sueldo y no muy deseables.

"La opinión mía es que un trabajo es un trabajo'', afirmó. "Mis padres lavaron platos, limpiaron casas y lavaron automóviles''.

  Comments