Nation & World

Se ventilará en corte versión que vincula a narco con el 9/11

Una intrigante versión de un testigo clave del gobierno de Estados Unidos quien sostuvo por escrito que el narcotraficante convicto Fabio Ochoa colaboró con los atentados terroristas del 11 de septiembre, será uno de varios temas que podrían ventilarse en una audiencia en la corte federal de Miami el próximo viernes.

Los abogados de Ochoa lograron que un juez convocara la audiencia para plantear que el testigo clave de la fiscalía, Alejandro Bernal Madrigal, mintió durante el juicio en el que Ochoa fue condenado en el 2002, y que la fiscalía habría ocultado información sobre promesas hechas a Bernal a cambio de su testimonio.

Paul Petruzzi, abogado de Ochoa, alegó que la fiscalía además no reveló en su momento la versión de Bernal de que Ochoa habría participado en los atentados a las torres gemelas.

Los alegatos del presunto perjurio de Bernal han surgido en el marco de una proceso civil que Ochoa radicó en la Corte Federal en octubre de 2007 para pedir la anulación del juicio.

Ochoa fue condenado a 30 años de prisión por cargos de narcotráfico.

Bernal, quien fue presentado como el testigo estrella en el juicio a Ochoa, se ha convertido en un dolor de cabeza para la fiscalía federal. En mayo de 2007, decepcionado por considerar que el gobierno de Estados Unidos no cumplió con sus promesas, escribió una carta en la que admitió haber mentido ante el jurado, con el conocimiento de los fiscales del caso.

"Yo por mi parte hice lo que tuve que hacer, inclusive mentir bajo juramento para asegurarles a ustedes la victoria, ahora cumplan con lo prometido y sáquenme de la cárcel [...]‘‘, escribió Bernal en la carta del 28 de mayo.

Bernal dijo que mintió al afirmar que vio los equipos de grabación que fueron instalados junto a sus oficinas de Bogotá para captar las conversaciones de narcotraficantes encausados en 1999 en una vasta redada conocida como Operación Milenio.

Con ese testimonio, según Bernal, se impedía que Roy Black, abogado de Ochoa en el juicio, cuestionara ese método de grabación argumentando que en Colombia estaba entonces prohibido.

La fiscalía federal ha alegado en sus mociones que Bernal no se ha retractado de la parte fundamental de su testimonio, que fue haber acusado a Ochoa de participar con él en cargamentos de cocaína.

Un año después de admitir haber mentido, Bernal se quejó en un memorial de que su información respecto a la supuesta participación de Ochoa en los atentados del 9/11 no fue tenida en cuenta.

Los abogados de Ochoa no conocieron en su momento este testimonio.

Petruzzi, quien no respondió llamadas de El Nuevo Herald, dijo en una entrevista anterior con este diario que si bien la declaración de Bernal respecto a la participación de Ochoa en los atentados en Nueva York es falsa, la fiscalía estaba en la obligación de compartirla con la defensa.

Bernal afirmó que cuando compartía con Ochoa uno de los patios de la prisión La Picota en Bogotá a mediados del año 2000, fue testigo de un supuesto complot entre Ochoa y guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Según Bernal, uno de los guerrilleros, Ignacio González Perdomo, conocido como el comandante Alfredo Arenas, propuso una cooperación para un plan terrorista cuyo objetivo era detener la extradición de colombianos a Estados Unidos.

"Mi rey, Fabio Ochoa está en lo cierto en su planteamiento de que lo único que podría parar la extradición es el terrorismo, nosotros en las FARC tenemos contactos, y ustedes ponen el dinero'', le habría dicho González a Bernal según este último.

El comandante guerrillero aseguró que estaba en capacidad de llevar a la cárcel a algunos mercenarios que pondrían a los narcotraficantes en contacto con "kamikazes árabes''. Estos a su vez secuestrarían aviones y los estrellarían contra el palacio presidencial de Colombia, la fiscalía y la embajada de Estados Unidos en Bogotá.

Bernal le dijo a González que esa operación tendría un gran costo, pero el guerrillero le respondió que sólo tendrían que pagar por los cursos de aviación porque los árabes que contratarían "son terroristas y hacen lo que hacen por sus convicciones religiosas''.

Días después Bernal se unió a una charla que sostenía Ochoa en su celda con González, Yesid Arteta, otro comandante de las FARC, Luis Fernando Rebellón y Alfredo Tascón, estos dos últimos acusados en la operación Milenio

Allí, afirma Bernal, escuchó decir a Ochoa que quería destruir las Torres Gemelas de Nueva York y la Casa Blanca.

Aunque Arenas insistía en que los ataques debían hacerse en Colombia, Ochoa se inclinaba por los blancos en Estados Unidos, afirmo Bernal.

"No, yo quiero hacerle daño a los gringos, ellos son los que nos quieren llevar a su país", dijo Ochoa, según Bernal.

Algunos días después el comandante Arenas se le acercó a Bernal y le dijo que dos hombres que estaban hablando en ese momento con Ochoa eran los mercenarios que él había llevado. Bernal dice que al confirmar con Ochoa esa información, le advirtió que todo podría terminar en una tragedia terrible con la muerte de mucha gente inocente.

"Yo voy a terminar con la extradición'', le habría dicho Ochoa. "No les voy a decir cómo ni cuando, pero voy a poner hasta $2 millones".

Según Bernal, la esposa de Fabio, a quien identifica como La Mona (rubia), viajó a España "y entregó los $2 millones a los mercenarios designados''.

Bernal no explica cómo se enteró de esta entrega.

  Comments