Nation & World

Entregan en La Habana primer pasaporte a cubano nieto de español

El cardiólogo Norberto Díaz se convirtió el jueves en el primer cubano en recibir su pasaporte español en virtud de la ley de Memoria Histórica, creada para reparar los daños sufridos por las víctimas del franquismo (1939-1975) y popularmente conocida también como "ley de nietos''.

Díaz piensa establecerse en Valencia, España, y visitar la isla todos los años, según dijo. ‘‘Tengo una felicidad tranquila, no eufórica'', dijo el médico, de 38 años, a los periodistas en una pequeña ceremonia de entrega en el Consulado español en La Habana.‘‘Siempre quise regresar a la tierra de mis ancestros''.

Nieto de dos abuelos canarios que llegaron a Cuba en 1906, Díaz tiene varias propuestas de trabajo como médico general en España hasta que pueda legalizar su condición de cardiólogo.

El médico, quien cumplió el requisito de pedir su liberación como médico con cinco años de antelación al Ministerio de Salud, enfatizó que "me gusta hacer las cosas legales'', lo que le permitirá visitar todos los años a los familiares que dejará en Cuba.

Díaz recibió el documento de manos del cónsul Pablo Barrios. El médico fue también el primer ciudadano cubano en firmar su solicitud el 29 de diciembre, cuando entró en vigencia la llamada ‘‘ley de nietos''.

Según Barrios, hasta ahora se recibieron unas 25,000 solicitudes por internet, en un país donde el acceso a la red suele ser dificultoso.

De hecho, muchos residentes de la isla han solicitado ayuda a sus familiares en Estados Unidos y otros países para poder conseguir un turno a través de la internet. La conexión a la red desde Cuba es vía satélite, lo que hace más demorado el proceso para llegar hasta la página del Ministerio de Exteriores y Cooperación de España donde se reservan las citas para los consulados en diferentes países.

En total se espera que unos 150,000 cubanos en estos dos años se hagan de la doble ciudadanía, explicó Barrios. Por lo pronto unos 350 expedientes ya están aprobados.

Cálculos de la embajada indicaron que un 20 por ciento del total de casos corresponde a los descendientes de exiliados y el resto a nietos.

"Es algo que me corresponde, no es lo mismo ir a un país con la nacionalidad, que puedes trabajar y servir... que ser un nómada. Me gustan las cosas legales, tranquilas y derechas'', comentó Díaz.

Sin embargo, la Constitución cubana vigente no acepta la doble ciudadanía, aunque cada vez son más los casos de nacionales que se naturalizan como extranjeros para viajar o radicarse fuera del isla.

El Artículo 32 de la Constitución aprobada en 1976 y ratificada en 1992 dice: "No se admitirá la doble ciudadanía. En consecuencia, cuando se adquiera una ciudadanía extranjera, se perderá la cubana''.

De todas maneras, los cubanos no pueden viajar sin solicitar un permiso de salida, que salvo excepciones como las de médicos o científicos suele ser otorgado en unos 15 días. Sin embargo, la doble ciudadanía les facilita a los isleños conseguir visas que los países a veces se niegan a entregarles.

La normativa fue promulgada en diciembre del 2007 y establece que los nietos de españoles pueden tomar la ciudadanía de sus antecesores. También los descendientes de exiliados de la Guerra Civil y la dictadura de Francisco Franco.

El plazo concedido por la ley para el trámite es de sólo dos años --a partir de diciembre de 2008--, pero el gobierno español puede decidir extenderlo.

En otros países de América como Argentina y México también hubo numerosos interesados en la posibilidad de obtener la nacionalidad española.

Cuba fue la última colonia española en América e incluso a lo largo del siglo XX se convirtió en hogar de cerca de un millón de ibéricos emigrantes que buscaban una nueva oportunidad económica o huían de los flagelos de las guerras, dijo Barrios.

"El potencial es muy grande'', dijo Barrios.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments