Nation & World

Redadas se enfocan con immigrantes sin delitos

En momentos que las autoridades de inmigración aumentan las medidas para arrestar y deportar a delincuentes peligrosos que están en el país ilegalmente, un porcentaje cada vez mayor de los arrestados no tiene antecedentes penales, según un informe dado a conocer el miércoles por un grupo de estudios de Washington.

El informe, emitido por el Migration Policy Institute y redactado por estudiantes de la Clínica de Defensa de Derechos de Trabajadores e Inmigrantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale, concluyó que el Programa Nacional de Captura de Fugitivos "ha logrado arrestar a los objetivos más fáciles, pero no a los delincuentes más peligrosos''. Esa conclusión refleja quejas de defensores de los inmigrantes en el sur de la Florida quienes afirman que personas con simples problemas de visa son arrestados y deportados a un ritmo alarmante por personal que debe estar capturando delincuentes peligrosos y terroristas.

"Constantemente nos reunimos con inmigrantes que han sido arrestados y que no tienen antecedentes penales'', dijo Cheryl Little, del Immigrant Advocacy Center de la Florida.

Autoridades de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) disputan los hallazgos y conclusiones del informe, que cubre los años fiscales del 2003 al 2007.

El informe, titulado Daños colaterales: un estudio del Programa de Captura de Fugitivos del ICE, se dio a conocer el mismo día que la entidad anunció los resultados de una operación contra fugitivos en la Florida.

La operación de cinco días desarrollada la semana pasada en Miami, Broward y otras tres regiones floridanas, resultó en el arresto de 117 extranjeros acusados de varias infracciones migratorias, como evasión de órdenes de deportación.

Durante la operación, que concluyó el viernes, las autoridades arrestaron a 89 personas que no obedecieron órdenes de deportación y otras 28 que han infringido leyes migratorias. De los 117 arrestados, 30 tienen antecedentes penales que van desde agresión hasta varios fallos condenatorios por drogas.

La política oficial del ICE es arrestar y deportar a cualquier persona que esté en el país ilegalmente.

Little dijo que esa política se ha sentido en los hogares de gente trabajadora en todo el sur de la Florida y que ha visto cada vez más personas en cárceles de Inmigración que no han cometido ningún delito, y que incluso se ha ordenado su deportación.

"La gran mayoría ha vivido aquí durante años, ha trabajado duro, pagado impuestos y tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses'', dijo.

El informe, que se mencionó inicialmente en The New York Times, culpa al cambio de política en el 2006 que puso más énfasis en el cumplimiento de las leyes de inmigración. Ese año, equipos de Captura de Fugitivos del ICE recibieron una cuota de 1,000 arrestos al año. Antes la cuota era 125 arrestos por equipo por año y la cantidad de equipos aumentó de 17 en el 2005 a 101 este año.

El memorando que estableció la nueva cuota también eliminó la exigencia de que 75 por ciento de los arrestos fueran de "extranjeros delincuentes'', lo que significa indocumentados que no han obedecido órdenes de deportación o que han cometido delitos.

En su lugar, a los equipos se les instruyó que priorizaran los arrestos de personas que se consideraran peligrosas para la seguridad nacional o sus comunidades y gente con antecedentes penales. Los que tienen órdenes de salida pendiente están en la zona baja de la lista de prioridades y los que están en el país ilegalmente pero no se ha ordenado su deportación están en lo más bajo de la lista.

Después del cambio de política, indicó el informe, el porcentaje de arrestados que no eran fugitivos, que no tenían antecedentes penales ni órdenes de deportación aumentó a 35 por ciento, de 22 por ciento entre el 2003 y el 2005.

En el año fiscal 2007, el porcentaje de personas sin antecedentes penales entre los arrestados aumentó a 40 por ciento, indicó el informe, que también halló que el porcentaje de arrestados que habían cometido delitos bajó después que la política cambió, de 32 por ciento en el año fiscal 2003 a 9 por ciento en el año fiscal 2009.

Las autoridades del ICE disputaron las cifras del informe aunque la tendencia identificada en el informe está presente en las cifras que el ICE entregó a The Miami Herald, aunque no de manera tan marcada.

Según las cifras del ICE, el porcentaje de los llamados arrestos colaterales aumentó de entre 10 y 13 por ciento entre el 2003 y el 2005, a 23 por ciento en el 2006. El mismo porcentaje aumentó nuevamente en el 2007 a 31.

El porcentaje de arrestos colaterales bajó a 18 por ciento en el 2008 y en lo que va de este año se mantiene en 16 por ciento, afirmaron autoridades del ICE. Esas cifras no estaban disponibles cuando el informe se estaba redactando.

Funcionarios del ICE también disputaron las conclusiones del informe, alegando que sugería que los agentes de inmigración no deben preocuparse en arrestar personas que hayan infringido órdenes de deportación mientras que no hayan cometido un delito.

"Como se recordará, la Comisión del 11 de septiembre reconoció que el aumento de la población de indocumentados representaba una vulnerabilidad a la seguridad nacional y reportó que el abuso del sistema de inmigración nacional y la falta de cumplimiento de las leyes migratorias estaban entre los muchos problemas que los terroristas sacaron a relucir'', dijo Iván Ortiz, portavoz del ICE, en una respuesta por correo electrónico a varias preguntas.

"El Programa de Captura de Fugitivos del ICE se creó en respuesta al mandato del Congreso de que todos los fugitivos deben ser identificados, arrestados y deportados'', dijo Ortiz, señalando que por primera vez en la historial el número de fugitivos está en descenso.

Little cuestionó cómo deportar a "criadas y jardineros'' era beneficioso para la seguridad nacional.

"Yo alegaría que los inmigrantes que arrestan en estas redadas, en su mayoría no causan ningún daño al país y no tienen antecedentes penales'', dijo. "Nos están costando recursos preciosos''.

El redactor Alfonso Chardy, de The Miami Herald, contribuyó a este reportaje.

  Comments