Nation & World

Obama limita pagos a ejecutivos bancarios

El presidente Barack Obama ordenó el miércoles reducciones estrictas en el pago y prestaciones de los ejecutivos cuyos bancos soliciten rescates pagados con fondos de los contribuyentes, limitando su compensación anual a $500,000.

No obstante, las nuevas normas tienen una excepción: los límites a la compensación se pueden eliminar en la mayoría de los casos si los accionistas consideran que los ejecutivos deben ganar más. Citigroup y Bank of America, que recibieron un nivel de asistencia federal muy por encima de lo normal en el programa de rescate bancario, están excluidos de este beneficio.

La propuesta de Obama ocurre tras una ola de informaciones de que algunos grandes bancos, tras recibir dinero de los contribuyentes, seguían tratando de comprar aviones corporativos, planeando viajes de placer a Las Vegas y Monte Carlo o habían gastado millones en renovar sus oficinas.

"Estamos en Estados Unidos. No criticamos la riqueza. No le guardamos rencor a nadie por haber triunfado y creemos que el triunfo debe recompensarse'', dijo Obama. "Pero lo que enfurece a la gente, y con toda la razón, es ver a ejecutivos recompensados por su fracaso, muy en especial cuando esa recompensa está subsidiada por los contribuyentes''.

La cólera contra los ejecutivos bancarios por su papel en una crisis económica global ha erosionado la confianza pública en los esfuerzos de Obama para aprobar un plan de estímulo económico y para cambiar el curso de las medidas anteriores de rescate bancario.

Obama defendió de nuevo el miércoles ambos métodos, diciendo que el pueblo había votado "con toda fuerza a favor del cambio'' en noviembre y exhortó al Congreso "a actuar sin demora''.

Sobre las restricciones a los banqueros, Obama afirmó que "para reanimar el sistema financiero tenemos que restablecer la confianza''.

"Que altos ejecutivos se recompensen a sí mismos de esta manera en medio de una crisis económica no sólo es de mal gusto, sino una mala estrategia --y yo, como Presidente, no voy a tolerarla'', dijo Obama. "Vamos a exigir moderación a cambio de la ayuda federal, de modo que cuando una firma solicite asistencia del gobierno no lo se hagan las mismas trastadas''.

Pero dos expertos bancarios de la Florida opinaron que la limitación de los salarios no es positiva.

"La idea de inyectar capital a una institución abrumada y limitar su capacidad para contratar y retener a sus mejores ejecutivos me parece contraproducente'', dijo J. Thomas Cardwell, asesor general de la Asociación de Banqueros de la Florida y abogado del bufete Akerman Senterfitt. ‘‘Creo que eso podría traer resultados desastrosos''.

El asesor bancario miamense Ken Thomas concordó y añadió que los que acabarían perdiendo podrían ser los contribuyentes, que tienen miles de millones de dólares invertidos en esos mismos bancos.

"Se están tomando decisiones clave en el Capitolio y no en la reunión de directivos del banco'', dijo Thomas. "Los contribuyentes son inversionistas y si hacemos eso estaremos perjudicando a nuestros inversionistas''.

Según el nuevo plan, las compañías que soliciten asistencia federal del programa TARP o un acuerdo limitado a los bancos podrían enfrentar las siguientes restricciones:

* El pago y las prestaciones de los altos ejecutivos tendrá un límite de $500,000, una fracción de lo que gana actualmente la mayoría.

* La compensación adicional se limitará a la entrega de acciones restringidas de sus bancos, lo que significa que el dinero del rescate tendrá que devolverse antes que los ejecutivos puedan recibir un centavo de esta compensación por encima de sus salarios.

* Las restricciones a las prestaciones de los ejecutivos salientes también se limitarán. En las empresas que reciban fondos del TARP los ejecutivos salientes sólo podrán recibir un máximo equivalente a un año de paga.

* Los bancos y otros beneficiarios de estos préstamos gubernamentales tendrán que dar a conocer su política interna en materia de aviones privados, renovación de oficinas y prestaciones como fiestas, viajes de estímulo, retiro y otros.

Por otra parte, es muy probable que los pequeños bancos comunitarios no se vean afectados por las nuevas normas porque generalmente no pagan salarios por encima de los $500,000.

Por ejemplo, TIB Bank, con sede en Naples, recibió en diciembre $37 millones en fondos de rescate, declaró su director de finanzas, Steve Gilhooly.

"No teníamos, ni tenemos'' nadie que gane tanto dinero, dijo Gilhooly. "Eso sería excesivo para una empresa de nuestro tamaño''.

Tan importante como lo que Obama expresó en detalle fue la promesa implícita de que su gobierno examinará la compensación ejecutiva más allá de los bancos y de Wall Street.

El Presidente prometió estudiar una cultura empresarial que ha recompensado generosamente a sus altos ejecutivos mientras el sueldo de los trabajadores permanece estancado durante años.

"Vamos a examinar cómo la compensación a los ejecutivos ha contribuido a una cultura imprudente y a una mentalidad que ha acabado destruyendo el sistema financiero'', dijo.

"Vamos a concebir reformas más amplias de modo que los ejecutivos reciban pago por el manejo adecuado de los riesgos y sean recompensados por el crecimiento en términos de años, no simplemente días o semanas''.

El redactor Scott Andron, de The Miami Herald, contribuyó a este reportaje.

khall@mcclatchydc.com

  Comments