Nation & World

Nuevo sistema de semáforos comienza a operar en la I-95

El nuevo sistema estatal de semáforos en las rampas de entrada a la carretera Interestatal 95 comenzó a operar el miércoles por la tarde durante la hora pico, causando algunas quejas y cierta confusión entre los conductores.

Pero los funcionarios del transporte afirmaron haber visto señales positivas de que el nuevo sistema acabará cumpliendo su objetivo: aliviar la congestión del tránsito a lo largo de la concurrida carretera.

"La gente nos está dando opiniones positivas, diciéndonos que la autopista está operando mejor, pero es algo temprano para hacer una verdadera evaluación cualitativa'', afirmó Rory Santana, administrador de las oficina de Sistemas de Transporte Inteligente en Miami del Departamento de Transporte de la Florida (FDOT).

Bajo el nuevo sistema de semáforos, los conductores deberán detenerse cuando les ponen la luz roja, lo mismo que en una intersección, y seguirán su camino solamente cuando les pongan la luz verde. La luz alternará entre el rojo y el verde, permitiendo la entrada de uno o dos vehículos por vez a la autopista durante la hora pico de la tarde.

La idea es sencilla: al regular el momento en que los vehículos entran en la autopista, la entrada a la concurrida carretera se hará de una manera más rápida, cómoda y segura, según los funcionarios. El sistema se ha hecho común en otros lugares del país.

La medida es parte de un plan maestro para administrar el congestionamiento del tráfico en el sur de la Florida.

A eso de las 3 de la tarde del miércoles, las autoridades pusieron en funcionamiento los semáforos en ocho rampas de entrada a la I-95 con rumbo norte entre la calle 62 del NW y el intercambio de vías de los Golden Glades.

En cuestión de minutos, se formó un embotellamiento de media milla de largo en la rampa de la calle 81 del NW y los conductores no demoraron en quejarse.

"Está creando un problema en la ciudad'', dijo Andre Adamson desde su camioneta blanca. "Hay largos embotellamientos que nunca habíamos tenido antes''.

La conductora Tranae Bell se hizo eco de la opinión de Adamson mientras esperaba en la rampa de la calle 62.

"Esta es una mala idea'', dijo Bell. "Lo único que han hecho es transferir la congestión de la autopista a las calles y rampas laterales. Yo nunca había visto un embotellamiento así en esta calle''.

El tráfico en la autopista parecía menos pesado que de costumbre para la hora pico de la tarde, según oficiales de la Patrulla de Carreteras de la Florida (FHP).

"Ya hemos pasado una o dos horas en la hora pico, y el tráfico está fluyendo mucho mejor que de costumbre'', dijo el teniente Pat Santangelo, vocero de la FHP.‘‘Habría que ver si se debe a esto'', agregó.

En la rampa de la calle 103, los conductores parecían confundidos al ver las luces pasar rápidamente del rojo al verde. Un conductor sacó los brazos fuera de la ventana de su Jeep en un gesto de frustración. Se formó una fila de unos 10 carros, pero pronto habían entrado a la autopista, uno a uno.

En un momento dado, cuatro autos seguidos se llevaron la luz roja. En otro, un conductor se detuvo por varios segundos en la luz verde, y echó a andar su auto cuando se encendió la luz roja.

En otra rampa, un bombillo verde fundido desactivó el semáforo durante unos 35 minutos, obligando a los patrulleros a dirigir el tráfico para evitar la confusión.

Funcionarios del FDOT dijeron que los semáforos se programaron el miércoles para pasar lo más pronto posible del rojo al verde con objeto de "minimizar'' las demoras.

"En este momento estamos usando nuestra frecuencia más rápida'', dijo Santana. "No quisimos causar demasiadas demoras el primer día. Quisimos ver cómo se acostumbraba la gente''.

La confusión de algunos conductores no causó sorpresas, ya que se acostumbraron a subirse simplemente a la autopista, sin detenerse ante ningún semáforo.

Lo mismo que en el caso de cualquiera que se lleve una luz roja, los que violen la luz roja de entrada a la rampa enfrentarán una multa de $160 y tres puntos en su licencia de conducción.

El miércoles, las autoridades no pusieron multas. Pero, durante las próximas semanas, habrá patrulleros de la FHP de guardia junto a los semáforos para asegurarse de que los conductores obedezcan las luces.

"Los patrulleros entienden que hay un proceso de aprendizaje'', dijo Santangelo. "Estamos tratando de darle oportunidad a la gente, pero si se llevan la roja descaradamente recibirán una multa''.

El periodista de The Miami Herald Evan S. Benn contribuyó a este reportaje.

achardy@MiamiHerald.com

  Comments