Nation & World

Instalan semáforos en las entradas de la I-95

Los días de transitar libremente por algunas de las zonas de más tráfico en la I-95 están llegando a su fin. A partir del miércoles, los choferes tendrán que esperar el semáforo verde en las entradas para incorporarse al tráfico de la autopista.

Esto es parte de un plan para controlar la congestión en una de las autopistas más transitadas de la Florida.

Los choferes encontrarán semáforos en ocho rampas de acceso de la I-95 con rumbo norte, entre la Calle 62 del noroeste y el distribuidor de vías Golden Glades, durante las horas pico de la tarde.

Pero lo mismo que las nuevas sendas de peaje variable con rumbo norte que comenzaron a operar en diciembre, hacer cumplir la señales de entrada a la I-95 seguramente será algo confuso para los notoriamente irritables choferes del sur de la Florida.

"Será un aprendizaje gradual, dice el teniente Pat Santangelo, portavoz de la Patrulla de Carreteras de la Florida (FHP), que planea colocar un patrullero en cada rampa para garantizar que los choferes obedezcan las señales.

Será un cambio significativo para los choferes, acostumbrados desde hace mucho a incorporarse a la I-95 libremente. Ahora tendrán que detenerse en la rampa y esperen a que la luz cambie a verde, lo mismo que en cualquier semáforo.

Los infractores estarán sujetos a multas de $160 y tres puntos en la licencia.

La policía ha comenzado a exhortar a los choferes a que pongan más atención al entrar a la I-95. Algunos tal vez no se detengan y otros, no acostumbrados a semáforos en rampas de acceso, pueden chocar con los que obedezcan la señal.

Santangelo dice que la FHP espera que los choferes se acostumbren.

"Esperamos que ocurra lo mismo que con las sendas expreso de la I-95, que después del caos inicial la gente entendió y la confusión disminuyó'', dijo Santangelo.

Algunos choferes se preparan con un sistema que se ha hecho común en otras partes del país.

"El potencial de choques por detrás es enorme'', dice Andre Pierre, abogado de inmigración y candidato a la alcaldía de North Miami que frecuentemente usa la I-95 con rumbo norte.

"Fui a ver una de las señales en la rampa de la Calle 62 el otro día y me di cuenta de que el problema principal es que algunos no se detengan y choquen a otros por detrás''.

Las autoridades de tránsito dicen que si se regula la entrada de los vehículos a las rampas eso creará seguridad.

La congestión ocurre cuando el número de vehículos excede su capacidad y cuando más vehículos que se incorporan a la vía por las rampas interrumpen el flujo del tráfico.

Muchos vehículos entran a la autopista libremente y afectan el flujo del tráfico. Esos vehículos entonces se detienen, aminoran la velocidad o tratan de bloquear los vehículos que entran en una peligrosa pugna por adelantar en la congestionada autopista.

Las autoridades citan la incorporación no regulada a la autopista como causa de congestión, choques y otros problemas. Con el nuevo sistema, las autoridades esperan que la situación mejore.

"Las señales de tráfico mejorarán las condiciones del tráfico y al no tener que competir con 20 autos que entran a la autopista al mismo tiempo'', dice Rory Santana, administrador de Sistemas Inteligentes de Transporte del Departamento de Transporte de la Florida en Miami.

Santana supervisa el sistema de semáforos en las rampas y dice que en general los choferes no tendrán que esperar mucho para entrar a la I-95, que sólo serán segundos o unos pocos minutos.

El semáforo alternará entre roja y verde, permitiendo que entren uno o dos vehículos a la vez a la rampa de entrada.

Según Santana, si el tráfico no está pesado, la luz roja se pondrá en verde más frecuentemente que cuando el tráfico esté fuerte. Agrega que los vehículos que esperan en las rampas tendrán la luz verde de entre cuatro y 15 segundos y que la espera será "quizá un par de minutos'' para los vehículos que estén más lejos de la entrada, "como en cualquier intersección normal''.

Dice que las autoridades tratarán de minimizar la congestión en las rampas para que no afecten a las calles circundantes.

En las rampa y la autopista hay sensores y cámaras que determinarán el período de espera.

En otras partes del país la espera en las rampas en algunos casos se calcula que llega a 20 minutos.

Por ahora, según Santana, el plan estipula la instalación de semáforos sólo en la I-95 en Miami-Dade y que con el tiempo se regularán todas las rampas con rumbo norte y sur hacia Ives Dairy Road.

En Minnesotta, donde un programa de este tipo, muy poco popular al principio, se canceló brevemente, la velocidad promedio en las autopistas bajó 26 por ciento y las señales se instalaron de nuevo.

  Comments