Nation & World

Venezuela suspende compra de banco filial de Grupo Santander

El Gobierno venezolano ha suspendido indefinidamente la negociación para la compra del Banco de Venezuela, filial del español Grupo Santander, según informaciones publicadas hoy por la prensa local.

El Ejecutivo de Hugo Chávez informó a la directiva del Banco de Venezuela que "mantiene su indisposición de retomar las negociaciones'', publicó el diario El Nacional de Caracas al citar fuentes del sector bancario.

Chávez anunció el pasado 31 de julio la nacionalización del Banco de Venezuela, el tercero más grande del país, aunque desde noviembre pasado han trascendido rumores sobre el supuesto aborto de la operación sin que ningún portavoz oficial o bancario se refiera oficialmente al tema.

El directivo del Banco Central de Venezuela (BCV), entidad emisora, Armando León recomendó la semana pasada al Gobierno evitar nuevas nacionalizaciones de cara a la crisis financiera mundial, que ha mermado los vitales ingresos nacionales petroleros.

''El peor negocio que puede hacer el Estado, por ejemplo, es salir a comprar un banco, sobre todo instituciones con conexiones internacionales y cuya casa matriz pudiera tener problemas'', señaló León en una entrevista con la prensa local.

El Gobierno de Chávez inició en 2007 un agresivo plan de estatización de sectores "estratégicos'' que afectó a empresas de telefonía, eléctricas, cementeras y siderúrgicas, mientras que quedó pendiente la anunciada compra del Banco de Venezuela.

En octubre pasado, el ministro de Finanzas, Alí Rodríguez, declaró que en un plazo de "unos dos meses'', se concretaría la adquisición de la entidad financiera, de acuerdo a un ‘‘cronograma'' aprobado por las partes.

En noviembre pasado, la prensa venezolana informó de que las negociaciones estaban trabadas en el precio de la entidad, puesto que el Grupo Santander aspiraba a unos 1.200 millones de dólares y el Gobierno ofrecía un máximo de 800 millones.

Según la información publicada hoy, la suspensión de la negociaciones por parte del Ejecutivo neutralizaría también la presunta intención de banqueros privados locales de comprar el Banco de Venezuela.

El grupo Santander se hizo con el control de este banco en diciembre de 1996, cuando adquirió en una subasta el 80 por ciento de las acciones por 301,1 millones de dólares.

Posteriormente, adquirió un 13 por ciento accionarial, mientras que el restante se distribuyó entre personas privadas.

  Comments