Nation & World

Adolescente herido por un disparo en secundaria del norte del condado

Javaris Cross, un devoto adolescente bautista, amantede los evangelios y también músico, trataba de deteneruna pelea que se desató dentro del salon de música dela Escuela Secundaria Baptist Miami Norland cuando derepente los estudiantes empezaron a correr hacia todaspartes.

También él corrió. Y fue entonces que alguien sepercató de la sangre.

Javaris había sido de un disparo en la orejaizquierda.

El incidente de ayer —del que Javaris sobrevivirá— fueel segundo ataque con un arma de fuego en una escueladel norte de Miami-Dade en apenas dos días.

Un día antes, una chica de 14 años con un largohistorial de problemas mentales, trató de dispararle ala directora de una pequeña escuela de Opa-locka quela había expulsado del recinto hace más de un año.Afortunadamente, la pistola que tenía la adolescentese encasquilló y no pudo disparar, aunque tres vecesapretó el gatillo.

Entonces la jovencita intentó incendiar el automóvilde la directoracon un líquido inflamable, pero lapolicía de Opa-locka se lo impidió y la arrestó.

''Cuando salga de la cárcel, voy a regresar porella'', dijo la adolescente perturbada, según uninforme de la policía de Opa-locka.

Entretanto, ayer por la noche, en la escuela Norland, detectives encargados de problemas escolares todavíaestaban tratando de determinar qué ocurrió conJavaris, estudiante de último año, y con fama de serun muchacho tranquilo. Se cree que una riña que surgióentre varias chicas en la parte norte de la escuela,ubicada en el 1050 NW 195 Street, en Miami Gardens talvez tuvo que ver.

Los disparos cruzaron el aire, y los estudianteshuyeron en estampida, entre ellos Javaris, que dijoque nunca escuchó ningún disparo.

''La herida fue de un arma de fuego. Tiene que habersehecho al menos un disparo'', dijo el comandanteCharles Hurley, portavoz del Departamento de Policíade Miami-Dade.

Mientras los rescatistas llevaban de urgencia aJavaris, de 17 años, hacia un hospital del área, losinvestigadores dijeron que el incidente podría haberestado relacionado de alguna manera con la pelea entrelas chicas. Se encontraron por lo menos doscasquillos, pero a unas 300 yardas de distancia, cercade una iglesia.

De inmediato, la policía emitió un boletín para tratarde hallar a un sedán de color blanco que resultósospechoso. La agente de la policía de Miami-DadeClariveth Espada vio un automóvil que correspondía ala descripción y lo siguió.

''Hizo un trabajo magnífico'', apuntó Hurley.

Poco después, la policía de Miami Gardens detuvo a aun Chevrolet Malibu blanco del 2004, registrado anombre de una persona de Pembroke Pines, cuyadirección está en la avenida 27 y la calle 183 delnoroeste.

Ayer por la noche, las autoridades estabaninterrogando a los dos hombres que viajaban en el autoque detuvieron. Hasta el momento, no se han dado aconocer las identidades de los dos sujetos.

La adolescente envuelta en el otro incidente fueacusada de asalto con agravantes con un arma de fuego,violación de una orden de restricción y conductacriminal.

  Comments