Nation & World

Ola de frío pasa sin mucho daño a la agricultura

Los granjeros de Miami-Dade y Broward dejaron escapar un suspiro de alivio el jueves a la salida del sol, que iluminó las plantas y los sembradíos revelando que habían salido relativamente indemnes de la intensa ola de frío que ha azotado al sur de la Florida en los dos últimos días.

"Creo que esta vez pudimos salir ilesos'', dijo Roger Brooks, dueño del vivero Four B's en Parkland.

Cerca del Lago Okeechobee, las temperaturas cayeron hasta los 20 grados, haciendo que un granjero calificara el frío del miércoles por la noche como una de las peores heladas que hayan afectado el área de los Glades en siete u ocho años.

Pero Brooks, cuyo negocio está ubicado 30 millas al sureste y más cerca de la costa, dijo haber registrado una temperatura mínima de sólo 36 grados, que fue más alta de lo que había esperado. Brooks estaba feliz de escuchar que las temperaturas comenzarían a subir anoche y durante el fin de semana.

En el Aeropuerto Ejecutivo Kendall-Tamiani y en Coral Springs se reportaron temperaturas mínimas de 31 grados durante cerca de una hora, y las temperaturas alrededor del Lago Okeechobee cayeron cerca de los 25 grados, dijo el meteorólogo Gordon Strassberg, del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

Strassberg dijo que las temperaturas en Broward y Miami-Dade estarían entre 40 y 50 grados anoche y entre 50 y 60 grados para esta noche.

"Estamos viendo un paulatino calentamiento durante el fin de semana'', dijo Strassberg.

El frío del miércoles llenó los albergues de Broward, donde más de 250 desamparados pasaron la noche en camas temporales.

En Miami-Dade, funcionarios de Miami Rescue Mission se prepararon para aceptar 75 indigentes más que en una noche de miércoles habitual.

El frío que empujó a los desamparados a los albergues también dejó escarcha en plantas y cosechas de Parkland a Homestead.

"Había mucho frío'', dijo José Camarillo, que se pasó la noche en Homestead ayudando a sus amigos de F&T Farms a proteger sus vegetales.

"En ciertos lugares llegó a 31 grados y a 39 en otros. Hubo alguna escarcha'', agregó.

Camarillo dijo que cuando salió de la granja, pudo ver unas habichuelas verdes que estaban empezando a ponerse negras.

Pero, en general, el frío no tuvo consecuencias devastadoras.

"Tuvimos suerte'', dijo Margot Tyghem, una empleada de Capella Farms en Delray Beach, donde los vegetales escaparon de la escarcha.

A pesar del tiempo seco y frío en el sur de la Florida, no se registraron los habituales incendios forestales.

dsmiley@MiamiHerald.com

  Comments