Nation & World

Comisionados promueven plan de rescate para negocios

Los comisionados de Miami-Dade tienen previsto buscar este jueves la aprobación a un plan de rescate financiero para pequeños negocios, una medida descrita por sus simpatizantes como vital para la economía local, pero considerada por sus críticos como un simple recurso para ayudar a los políticos en las elecciones.

Los 13 comisionados del condado ya han recibido $427,500 anuales de fondos públicos para distribuir, con poca supervisión, en sus distritos. La votación del jueves pudiera llevar a todavía más. En el condado vecino de Broward, los comisionados no controlan esos fondos.

Los críticos dicen que los fondos discrecionales se han convertido de hecho en grandes cuentas de campaña y que los pagos los ayudan a conquistar el favor de bloques electorales clave. Ningún comisionado de Miami-Dade ha dejado de ser reelecto desde 1994.

"Tiene el aspecto de otro montón de dinero para distribuir. Se siguen reeligiendo porque tienen este dinero. Es como un regalo personal'', dijo la ex presidenta de la comisión, Gwen Margolis, que formaba parte del órgano legislativo cuando los comisionados sólo contaban con la mitad de ese dinero. "Si se lo dan a la gente adecuada en la comunidad, van a ser elegidos hasta que se mueran''.

Los proponentes del plan alegan que sus distritos están llenos de firmas establecidas con expedientes probados y que merecen ayuda para sobrevivir.

"Tenemos pequeños negocios que están luchando como uno lo ve en Wall Street y Main Street, pero no son tan conocidos'', dijo el presidente de la comisión Dennis Moss, que copatrocinó el proyecto de ley propuesto por el comisionado Dorrin Rolle.

Rolle le está pidiendo al gobierno que encuentre dinero para préstamos y "otras ayudas'' a los negocios pequeños y medios, y reportar a la comisión en 30 días. Su solicitud no especifica la cantidad total de fondos.

"Muchos negocios en este condado están sufriendo financieramente y no van a sobrevivir sin ayuda'', dijo Rolle en una declaración escrita enviada a The Miami Herald.

Los comisionados ya han conseguido $300,000 en fondos discrecionales cada año para distribuir entre organizaciones sin fines de lucro en sus distritos, además de un programa de donaciones de $127,500 que distribuyen a negocios pequeños.

Aunque el monto del rescate no se ha revelado, está claro que algunos comisionados esperan controlar a dónde van a ir los préstamos dentro de sus distritos, algo peligroso según grupos que vigilan al gobierno.

Funcionarios del condado de Broward dijeron que lo peor que pueden hacer en este clima económico es regalar dinero. "Simplemente no tenemos un montón de dinero para resolver problemas. Tenemos que equilibrar nuestro presupuesto''', dijo el comisionado Jonn Rodstrom.

Es cierto que los pequeños negocios del sur de la Florida están sufriendo. En Miami-Dade, el índice de desempleo saltó de 3.7 por ciento en noviembre del 2007 a 5.5 por ciento en noviembre del 2008. Eso ha dejado desempleadas a otras 22,000 personas, según el Departamento de Trabajo del gobierno federal.

Bernardo Escobar, jefe de despacho del comisionado Javier Souto, dijo que los problemas económicos siguen repercutiendo en el condado. Observó que su oficina estaba entregando cheques de $2,500 en el programa para negocios pequeños, en vez de $5,000, para que más personas pudieran recibir, por lo menos, algún dinero.

"Hubo muchos a los que no pudimos llegar'', dijo Escobar. "Todos merecían la ayuda pero no había suficiente dinero''.

La comisionada Audrey Edmonson, otra copatrocinadora del proyecto, estuvo de acuerdo. "Varias compañías en el distrito de negocios han venido a verme'', dijo. "A cada comisionado probablemente lo vienen a ver varias empresas''.

Algunos observadores del gobierno entrevistados el miércoles dijeron que el plan Rolle pudiera ser efectivo, siempre y cuando cuente con suficiente supervisión para funcionar adecuadamente.

Darío Moreno, profesor de gobierno de la Universidad Internacional de la Florida y un antiguo crítico de que los comisionados usen fondos discrecionales, dijo que hacían falta salvaguardas para que "el dinero no se convierta en un instrumento político''.

Al igual que Moreno, el antiguo administrador del condado, Merrett Stierheim, consideró que la idea tiene mérito pero advirtió contra las componendas políticas.

crabin@herald.com

  Comments