Nation & World

Reconocido cirujano de fetos decide establecerse en UM

El Dr. Rubén Quintero, cirujano que ayudó a liderar el campo de las operaciones a fetos, ha decidido establecerse en la Universidad de Miami y el Hospital Jackson Memorial con la esperanza de convertirlos en un centro nacional destacado en esa especialidad.

A principios de los años 90, Quintero participó en la combinación de técnicas de ultrasonido con nuevas herramientas para operaciones mínimamente invasivas, lo que hizo posible operar a fetos de menos de una libra --que tienen el corazón del tamaño de una moneda de 25 centavos-- en el útero materno.

En UM/Jackson, donde comenzará a trabajar el primero de marzo, Quintero dice que espera impulsar las investigaciones de problemas no resueltos, como salvar la vida de bebés a cuyas madres se les rompe la fuente antes de estar lo suficientemente desarrollados para el alumbramiento.

Quintero, quien viene de la Universidad del Sur de la Florida en Tampa, será el director de la División de Medicina Materna y Prenatal y profesor de Obstetricia y Ginecología.

Afirma que un mayor programa de medicina prenatal en UM/Jackson le dará los recursos y la experiencia de colegas para encontrar nuevas soluciones.

"Es una oportunidad magnífica para llevar la cirugía prenatal a un nuevo nivel''.

La contratación de Quintero es parte de un esfuerzo de la Universidad de Miami por crear uno de los principales centros de investigaciones médicas del mundo.

En los últimos años una campaña de recaudación de fondos dirigida por la presidenta de UM, Donna Shalala, ha conseguido más de $1,000 millones.

UM y el Jackson Memorial han contratado conjuntamente a Quintero con planes de establecer un centro especializado en medicina prenatal.

"Estamos muy contentos de contar con un médico de su calibre'', indicó el Dr. Leo Twiggs, presidente del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de UN. "En el país hay menos de 10 especialistas a su nivel''.

Twiggs dijo que espera que la labor de Quintero ayude a colocar a UM/Jackson en la vanguardia de las investigaciones prenatales, conjuntamente con la Universidad de Columbia, la Universidad de California en San Diego y otros centros de estudio.

Quintero, de 50 años, dijo que se inspiró a trabajar en este campo durante su residencia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale y posteriormente en la Universidad Estatal Wayne/Hospital Hutzel en Detroit en los años 80 y 90, mientras observaba el desarrollo de la tecnología de imágenes por ultrasonido y la cirugía endoscópica.

"Observé la posibilidad de combinar ambas cosas'', manifestó. La tecnología de ultrasonido permitió por primera vez identificar problemas en los fetos y los instrumentos endoscópicos, si se miniaturizaban, podrían ayudar a solucionarlos.

"Pero no había instrumentos endoscópicos pequeños; tuve que crearlos''.

Hoy los cirujanos que usan las técnicas del Dr. Quintero operan rutinariamente a los fetos en el útero materno que tienen problemas como obstrucción en la vejiga, válvulas cardiacas con defectos, anormalidades en los pulmones, tumores y otros problemas. En el pasado, los fetos con estos problemas había que sacarlos del útero, operarlos y reimplantarlos, un procedimiento peligroso que con frecuencia era fatal.

Uno de los logros de Quintero es una nueva técnica para tratar el llamado síndrome de transfusión de mellizos, un padecimiento grave que afecta a entre 5 y 10 por ciento de los mellizos idénticos. Los dos fetos deben recibir la misma cantidad de sangre de la madre, pero algunas veces un crecimiento anormal de venas y arterias restringe el flujo de sangre a uno de los fetos y envía demasiada al otro.

Con un endoscopio que tiene en el extremo un pequeño láser, Quintero desarrolló un método para sellar algunos de los vasos sanguíneos y corregir el flujo. Con esta técnica, en la actualidad uno o los dos fetos pueden salvarse en casi 70 por ciento.

Quintero nació en Venezuela y se graduó de médico en la Universidad Central en Caracas en 1983. Ejerció en la Universidad Estatal Wayne y en el Hospital St. Joseph de Mujeres en Tampa. En el 2005 fue reclutado por la Universidad del Sur de la Florida y trabajó en el Hospital General de Tampa.

Quintero trae con él a UM a su principal cirujano prenatal, la Dra. Eftichia Kontopoulos, que también es su esposa.

Los dos son amantes de la música y tocan piezas griegas y venezolanas con ella al piano y él con un cuatro.

Su hija, Eleni, nació el domingo pasado.

"Es un momento de muchas cosas por hacer'', dijo Quintero.

ftasker@MiamiHerald.com

  Comments