Nation & World

Alarcón dice que el discurso de Obama es ‘interesante', pero deja dudas

El jefe del Parlamento de Cuba, Ricardo Alarcón, afirmó el martes que el discurso del nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le pareció "muy interesante'', pero le dejó "interrogantes'' de si cumplirá las expectativas, en la primera reacción de La Habana a la investidura.

"Yo creo que es muy interesante, lo oí, primero él es un gran orador, muy bien hecho, muy bien expresado y hay que leerlo con interés'', destacó Alarcón, miembro del Buró Político del Partido Comunista y quien tradicionalmente ha marcado pauta en las relaciones con Washington.

Pero "a mí me quedó un gran signo de interrogación'', dijo al referirse a si Obama cumplirá las expectativas que generó al alcanzar la Casa Blanca, consultado por la prensa al asistir a la conferencia magistral que dictó la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en la Universidad de La Habana.

Obama despertó expectativa mundial y en el caso particular de Cuba al prometer que suprimirá las restricciones a viajes y remesas desde Estados Unidos a la isla, y expresar disposición a dialogar, pero sin levantar el embargo que rige desde 1962.

Las reacción de Alarcón está a tono con la cautela expresada por el gobernante cubano Raúl Castro, quien se dijo también dispuesto a hablar "sin intermediarios'' y en "igualdad de condiciones'', aunque opinó que Obama ha levantado "esperanzas excesivas''.

El 1ro de enero en el acto de los 50 años de la revolución, Raúl Castro llamó a no ablandarse ‘‘con los cantos de sirena del enemigo'' porque "nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero''.

El líder comunista Fidel Castro, alejado del poder por enfermedad desde hace dos años y medio, escribió en un artículo que Cuba no conversa "con garrote y zanahoria''.

La toma de posesión de Obama no fue transmitida en la isla por la televisión local --bajo control del Estado--, pero el programa oficial vespertino de televisión Mesa Redonda dedicó su edición a analizar los retos del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

  Comments