Nation & World

El mundo celebra con esperanza

Un mundo conmocionado por guerras, recesión, desempleo y temor se despojó el martes de su pesada carga colectiva para celebrar el advenimiento de un nuevo Presidente estadounidense.

En Kenia sacrificaron toros y cabras para festejar, mientras los chefs en las capitales europeas preparaban manjares para ceremonias de gala.

Desde Kenia e Indonesia, donde Barack Obama tiene lazos familiares, hasta Asia, Europa, Africa y Latinoamérica, el suceso representó una explosión de esperanza de un porvenir mejor.

Mandatarios de todo el mundo manifestaron el martes su esperanza en que la llegada al poder de Obama signifique un cambio que se traduzca en una mejora de la situación económica y política mundial.

La Unión Europea expresó confianza en que la ocasión signifique un refuerzo de las relaciones transatlánticas, y le pidió que considere Europa como un "socio natural'' frente a los retos globales como la crisis financiera, el Medio Oriente y el cambio climático.

Los principales dirigentes de las instituciones comunitarias le reiteraron al nuevo Presidente su invitación para que aproveche su asistencia a la cumbre por el 60 aniversario de la OTAN --que se celebra entre el 3 y 4 de abril en Francia y Alemania-- para que visite las sedes europeas.

El primer ministro de la República Checa y actual presidente del Consejo Europeo, Mirek Topolanek, expresó su deseo de que Obama "consiga al menos parte de eso que se ha propuesto realizar. Y que esto signifique por supuesto un rostro más favorable para América''.

El arribo del primer afroamericano a la presidencia de Estados Unidos fue proclamado como el comienzo de una nueva era de tolerancia.

En Kenia se organizaron fiestas, se acumuló cerveza Obama y se instalaron pantallas de cine para que el pueblo pudiera presenciar la ceremonia de investidura.

Un pueblo irlandés llamado Moneygall se decoró con los colores rojo, blanco y azul en homenaje a las conexiones de Obama que se retrotraen a un lejano antepasado llamado Fulmouth Kearney, que emigró a Estados Unidos en 1850.

En Londres, los estadounidenses tenían acceso gratuito al Museo de Cera de Madame Toussaud para ver la nueva figura de Obama, y la reina Isabel II envió al nuevo mandatario un mensaje personal de apoyo. Se programaron fiestas en docenas de locales, desde hoteles lujosos hasta bares deportivos.

En Jakarta, capital de Indonesia, donde Obama pasó cuatro años cuando era niño, estudiantes de la que fue su escuela vistieron los atavíos tradicionales que representan la diversidad étnica de Indonesia.

Antiguos compañeros de clases se reunieron para presenciar su discurso en la escuela primaria número 1 de Mengeng, donde se le recuerda afectuosamente como un muchachito regordete llamado Barry.

"Estoy orgulloso de que el próximo presidente sea alguien con quien he compartido algunos momentos'', comentó Rully Dasaad, que de niño explorador fue compañero de Obama. "Fue cuando aprendimos tolerancia, a compartir, pluralismo, aceptación y respeto por la diferencia en cultura y religiones''.

En el pueblo japonés llamado Obama, actuaron bailarines de hula hula, baile típico de Hawai, donde Obama nació. Los comercios produjeron tortas, golosinas, comidas, ropas y artículos conmemorativos.

Muchos en el Medio Oriente saludaron la toma de posesión de Obama, pero mantuvieron reservas acerca de cómo el nuevo Presidente podrá cambiar la política estadounidense en una región donde el sentimiento antiestadounidense se intensificó durante el gobierno de George W. Bush.

Esas dudas se ampliaron en las últimas semanas con la devastadora ofensiva de Israel, aliado de Estados Unidos, que mató a unos 1,300 palestinos en Gaza.

Pero Obama todavía suscita una cuota considerable de buena voluntad en el Medio Oriente por tener un padre musulmán.

Saleh al-Mohaisen, que tiene una joyería en Riad, Arabia Saudita, manifestó su entusiasmo por la elección de Obama.

"Sentí que él podía comprender el sufrimiento árabe'', explicó. "Siento que compartimos la misma sangre''.

En Irak, los ciudadanos entrevistados expresaron sentimientos encontrados. Algunos dijeron que Obama representa una nueva y significativa página en la historia estadounidense, pero otros pusieron en duda si la política estadounidense hacia Irak cambiará en algo.

"Hoy es un gran día para Estados Unidos, cuando un presidente negro asuma el poder'', afirmó Ali Salam, de 45 años y dueño de una papelería en Bagdad. "Esta es una democracia real y los resultados de la lucha de las personas''.

En Teherán, cientos de personas protestaron el martes frente a la antigua embajada de Estados Unidos, donde quemaron banderas estadounidenses e israelíes y algunas fotos de Barack Obama.

La investidura de Obama coincidió con el 28 aniversario del fin de la toma de la embajada de Estados Unidos en Teherán, que comenzó el 4 de noviembre de 1979 y se prolongó durante 444 días.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments