Nation & World

Bush prolonga dos medidas de excepción respecto a Cuba

El presidente estadounidense George W. Bush decidió prolongar la aplicación de dos decretos respecto a Cuba, uno que deja sin efecto una sección de la Ley Helms-Burton (1996) para permitir a compañías extranjeras operar en Cuba, y otro respecto al control de barcos.

La sección III de la ley Helms-Burton, aprobada en 1996 para reforzar las sanciones contra el régimen castrista, autorizaba la presentación de demandas en Estados Unidos contra toda aquella compañía extranjera que operara algún negocio que afectara a propiedades estadounidenses en la isla anteriores a la Revolución, o de cubano estadounidenses.

Esa posibilidad despertó una gran controversia internacional, y el entonces presidente Bill Clinton la derogó durante seis meses. Esa derogación ha venido siendo renovada desde entonces.

El presidente Bush, que deja el cargo el próximo martes, decidió derogarla de nuevo a partir del 1ro de febrero, explicó el comunicado de la Casa Blanca.

La derogación es "necesaria para los intereses nacionales de Estados Unidos'', señaló el texto.

La otra medida presidencial, en cambio, prolonga "el estado de emergencia'' también adoptado en 1996 y que permite a Estados Unidos controlar y apresar cualquier navío que provenga o se dirija a las aguas cubanas y que sea considerado un peligro para Estados Unidos.

La Ley Helms-Burton y la Proclamación 6867 fueron emitidas tras la crisis desatada por el derribo de dos aviones del exilio cubano en el espacio aéreo cubano. La proclamación establece la llamada "zona de seguridad'' del estrecho de la Florida.

  Comments