Nation & World

ACLU planea demanda contra el Condado

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) anunció el miércoles que podría demandar al condado Miami-Dade por haber suspendido abruptamente un festival musical organizado por la empresa Fuego Entertainment en el parque Amelia Earhart de Hialeah.

El abogado y representante del capítulo local de ACLU, John de León, dijo que la entidad analizará detenidamente la legislación que regula el otorgamiento de permisos para actividades en recintos públicos, a petición del empresario cubanoamericano Hugo Cancio, presidente de Fuego Entertainment.

El propósito será verificar si la autoridad local actuó legalmente y de forma imparcial, al determinar que no se cumplió el requerimiento de solicitar el permiso con 120 días de anticipación a la fecha del evento, fijado inicialmente para el 1ro de febrero.

"ACLU ha sido contactado por Hugo Cancio y de momento vamos a investigar cuáles son los detalles relacionados para que no le otorgasen el permiso'', indicó De León.

De León agregó que en caso de hallar irregularidades la entidad "tomará acción de la manera más rápida posible, actuando como lo haríamos en estos casos, con el propósito de defender la libre expresión en esta comunidad''.

El anuncio coincidió con la declaración pública de una veintena de organizaciones anticastristas de Miami, que el miércoles se manifestaron en bloque unido para rechazar los planes de Cancio y acusarlo públicamente de persona non grata.

Entre las agrupaciones que se sumaron al repudio contra Fuego Entertaiment figuran Municipios de Cuba en el Exilio, Asociación de Ex Confinados de la UMAP, Vigilia Mambisa y Junta Patriótica Cubana.

El bloque opositor dijo que Cancio "está usando supuestos artistas para tratar de destruir ideológica y moralmente al exilio''.

El empresario cubanoamericano desestimó las alegaciones y comentó que no respondería ataques infundados en torno a su persona.

"Sólo voy a recordar una cita de Nelson Mandela: agravios por resentimientos es como tomarnos una dosis de veneno, y pensar que así matamos al enemigo'', recalcó Cancio.

La controversia estalló a escala local hace ocho días cuando la comisionada de Miami-Dade, Natasha Seijas, dio a conocer la suspensión del concierto, enfatizando que los organizadores no tramitaron la documentación en el tiempo establecido.

El festival iba a reunir a varias agrupaciones musicales y sería clasurado por el polémico salsero Paulito FG, residente en La Habana.

Cancio sostuvo que la medida de los 120 días nunca existió porque las regulaciones estipulan sólo 45 días. Según él, las normas fueron cambiadas por el condado tras el anuncio de la presentación de Paulito FG en medio de presiones de sectores extremistas de la comunidad exiliada.

El artista, que visitó Miami en noviembre, originó una avalancha de críticas al declarar abiertamente su admiración por Fidel Castro y su confianza en las oportunidades que ofrece el régimen cubano para el desarrollo artístico.

En el 2000, Cancio junto a otros empresarios e instituciones respaldados por la ACLU, ganaron una demanda contra el Condado y dejaron sin efecto una ordenanza que prohibía a los grupos artísticos locales la petición y uso de fondos públicos para actividades relacionadas con Cuba.

jcchavez@elnuevoherald.com

  Comments